¿Habrá ayudas públicas? La amenaza de litigios y el ladrillo complican la venta del Popular

Banco Popular
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El nuevo equipo gestor de Banco Popular espera poder tomar una decisión definitiva sobre la posible venta de la entidad el próximo 10 de junio. Por el momento, todas las quinielas apuntan a un interés de Santander, BBVA y la rescatada Bankia, pero dos grandes sombras oscurecen la operación: el ladrillo que lastra el balance del banco que preside Emilio Saracho, y la amenaza de litigios.

Según publica hoy el diario ABC, el Popular acumula 36.389 millones de euros en activos improductivos, por lo que es complicado que ninguno de los interesados acepte una compra sin que previamente el Popular se someta a un saneamiento.

Una de las opciones que apunta este medio es que el Popular traspase sus activos tóxicos a la Sareb, el banco malo que absorbió los inmuebles y créditos inmobiliarios de las cajas rescatadas, pero para ello debería hacerse un cambio de la normativa, ya que el banco no ha recibido ayudas.

Este escollo se solucionaría con una fusión con la nacionalizada Bankia, en lo que ABC denomina un “rescate encubierto”, pero que podría ser una operación difícil de explicar ante la opinión pública.

El otro escollo para la venta del Popular es la amenaza de acciones judiciales por parte de aquellos accionistas que acudieron a las últimas ampliaciones de capital, ante la que los bancos interesados en fusionarse con la entidad podrían pedir algún tipo de cobertura, bien del Estado bien del Fondo de Garantía de Depósitos.

El Popular sale de Merlin Properties

Mientras se aclara el futuro del Popular, el banco, que hoy celebrará una reunión del consejo de administración en la que podría haber novedades, sigue vendiendo participadas. De este modo, se ha conocido que se ha desprendido del 2,86% que tenía en Merlin Properties mediante una colocación acelerada entre inversores institucionales.

El precio de colocación ha sido 10,725 euros por acción, lo que implica un descuento de un 1,3% sobre el cierre de ayer de Merlin (10,87 euros). Tal y como señalan los analistas de Bankinter en un informe, este descuento es inferior al habitual en este tipo de operaciones (en torno a -3,0%/-5,0%) y permite al Popular obtener unos ingresos de 143,8 millones de euros. No obstante, se desconoce si el banco ha obtenido plusvalías en la operación, por lo que los expertos no estimanningún impacto significativo.