GAM se abona al ‘efecto yoyó’ en Bolsa al romper con su cuidador

Sede corporativa de GAM
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La gráfica de GAM sigue trazando en Bolsa el perfecto plano de una montaña rusa. La compañía de alquiler de maquinaria se apunta alzas del 4,4% en otro bandazo más de su prolongado ‘efecto yoyó’ después de haber recuperado acciones de autocartera y recibir una inyección de 200.000 euros al romper con su cuidador.

El repunte adquiere menor virulencia que en sesiones cercanas, pero en cualquier caso deja en tablas su evolución bursátil con respecto a comienzos del pasado mes de abril, fecha desde la que encadena periodos o sesiones de repunte con caídas por igual calibre al ganado con anterioridad. Así con todo, en lo que va de año la asturiana pierde un 14,3% de su capitalización bursátil.

La noticia que este jueves decanta la balanza hacia las ganancias es la ruptura del contrato de liquidez que General de Alquiler de Maquinaria, que es el nombre completo de la sociedad, mantenía con Norbolsa, el bróker de las antiguas cajas de ahorros vascas. Con este movimiento, la compañía ha recuperado 300.000 acciones propias que pasan a engordar su autocartera y se ha embolsado un montante total de 199.944,72 euros en liquidez.

Todo esto a las puertas de un nuevo giro a su accionariado, pues la compañía está ultimando la ejecución de su próximo ‘contrasplit’. GAM tiene previsto agrupar diez de sus actuales acciones para dar lugar a una nueva con el objetivo de reforzar su valor unitario y escapar así de muchas de las posiciones especulativas que un día tras otro gobiernan su negociación en Bolsa. El movimiento debe aprobarse en junta de accionistas, lo que sin embargo se antoja un mero trámite a consecuencia de que los antiguos bancos acreedores de la sociedad controlan más de un 70% de su capital social.

A las puertas de esta operación, y quizá a consecuencia de los ajustes de cartea a múltiplos de una decena de títulos, el volumen de negociación se dispara en la compañía en las últimas jornadas, aunque todavía dentro de lo habitual para sus volátiles registros. Al frente de este turbulento capital se sitúan Abanca, heredera de Novagalicia, junto con BBVA, Popular, Banco de Sabadell, el Santander, Bankia, CaixaBank, Kutxabank y Liberbank.

La progresiva recuperación de la promoción inmobiliaria ha ayudado a la compañía a alejarse de sus mínimos históricos del año pasado. En este sentido, las cuentas del primer trimestre de GAM muestran un incremento del 6% en volumen de ventas, con especial protagonismo del mercado doméstico, donde la mejoría ha sido del 8% respecto al mismo periodo del ejercicio precedente. Además, la compañía ha informado de la próxima integración del alquiler de drones en su catálogo gracias a la adquisición de la firma Vuelox, una pequeña compañía especializada en estos servicios y sede en la localidad asturiana de Llanera.