Ford pierde 1.833 millones en el primer trimestre por la crisis del coronavirus

Un empleado de Ford colocando un cartel que pide distanciamiento entre los trabajadores para evitar contagios.
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La compañía automovilística Ford se anotó unas pérdidas netas de 1.993 millones de dólares (1.833 millones de euros) durante el primer trimestre de este año, en comparación con los 1.146 millones de dólares (1.054 millones de euros) que ganó en el mismo periodo de 2019, debido a la crisis del coronavirus.

En un comunicado, Ford ha explicado que la pandemia mundial del Covid-19 ha tenido un fuerte impacto en el sector, y obligó a la empresa a cerrar sus instalaciones para evitar una propagación mayor del virus.

Hasta marzo, Ford facturó 34.320 millones de dólares (31.570 millones de euros), lo que implica una disminución del 15% respecto a los 40.342 millones de dólares (37.110 millones de euros) que ingresó en los tres primeros meses del año pasado.

Entre otras cifras, la firma registró un rendimiento operativo negativo de 1.558 millones de dólares (1.433 millones de euros), a pesar de que en el primer trimestre de 2019 había ganado 1.202 millones de dólares (1.105 millones de euros).

DIVISIONES
La división de Automoción de la firma del óvalo registró unas pérdidas netas en el primer trimestre de 398 millones de dólares (366 millones de euros), tras ingresar 31.340 millones de dólares (28.836 millones de euros).

El apartado de Movilidad de Ford perdió 254 millones de dólares (233 millones de euros) después de facturar apenas 13 millones de dólares (11,9 millones de euros). Mientras que otras divisiones de la compañía perdieron 1.362 millones de dólares (1.253 millones de euros), aunque la división financiera ganó 21 millones de dólares (19 millones de euros).

«Los empleados de Ford tratan de mantenerse seguros a sí mismos y de limitar la propagación del virus para proteger a los trabajadores de la salud y a los de los supermercados y cuidar a los clientes», ha subrayado el consejero delegado de Ford, Jim Hackett.

Entre tras acciones para superar la situación actual, Ford ha llevado a cabo una serie de medidas para retener el efectivo en la compañía, como la de reducir su gasto en capital, recortar el pago de incentivos a los directivos y pedir préstamos por más de 15.000 millones de dólares (13.800 millones de euros) adicionales a las líneas de crédito ya existentes.

«Hemos tomado medidas decisivas para reducir nuestros costes y gastos de capital y hemos fortalecido nuestro balance y optimizado nuestra flexibilidad financiera», ha señalado el director financiero de Ford, Tim Stone.