Fomento reconoce posturas “absolutamente enfrentadas” entre la patronal y los estibadores

Iñigo de la Serna, ministro de Fomento
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El tiempo sigue corriendo. O al menos eso ha advertido el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, con la mirada puesta en la negociación de la estiba que sindicatos y patronal mantienen en vía muerta tras la última propuesta de las empresas. De hecho, el popular ha reconocido la distancia entre ambas partes, aunque ha avanzado que el Gobierno tendrá que tomar cartas en el asunto para cumplir la sentencia europea.

Si el acuerdo no es posible, nuestra obligación es cumplir la sentencia europea y eso es lo que va a tratar de hacer el Gobierno”. De esta manera, De la Serna ha recalcado que el Ejecutivo sacará adelante la reforma de la estiba que tumbó el Congreso de los Diputados, en lo que fue una derrota histórica de Mariano Rajoy. Sin embargo, el PSOE -determinante para convalidar el ‘decretazo’- ha insistido en que sin un punto de encuentro entre estibadores y patronal no habrá apoyo.

Por ello, los ojos están puestos en la negociación que están celebrando las partes implicadas. Aun así, el optimismo no está a la orden del día en el Ministerio de Fomento. El ministro ha reconocido que en la actualidad las posturas entre la patronal y los sindicatos de estibadores están “muy separadas, absolutamente enfrentadas”. “La presentación de la propuesta de Anesco provocó que los sindicatos se levantaran de la mesa”, ha recordado De la Serna.

Una ronda de contactos que se quedó este viernes en vía muerta como anunciaron los representantes de los trabajadores. El portavoz de la Coordinadora de Trabajadores del Mar, Antolín Goya, aseveró que la patronal buscó “cambiar prácticamente todo el convenio colectivo y las actuales condiciones laborales del sector”, sumando una propuesta que impide mantener el empleo, tal y como prometió el Ministerio de Fomento.

Visto el desentendimiento que hay en la mesa de contactos, De la Serna ha vuelto a apelar a los votos de los grupos parlamentarios: “Un país no puede decidir cumplir o no con Europa en función de que unos y otros quieran llegar a un acuerdo”. Y es que el popular ha aseverado que el Ejecutivo “cumplirá con la sentencia de la UE”; más al ver que “los tiempos desgraciadamente siguen corriendo”.

De hecho, Fomento ha afirmado que la multa diaria de 27.000 euros pasará a ser de 134.000 euros “en cuanto caiga la segunda sentencia”, que De la Serna estima que será inminente. “El país lo que no puede decidir cumplir una sentencia o no en función de que unos u otros quieren o desean llegar a un acuerdo”, por lo que ha matizado que si no fuera posible el pacto, su obligación es cumplir con Europa.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA