Europa, más eficaz por ahora que EEUU para controlar el paro, ¿podrá seguir siéndolo?

Donald Trump y Angela Merkel
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La crisis provocada por la pandemia de Covid-19 ha impactado con dureza en los mercados laborales de EEUU y Europa, aunque el modo de enfrentarse al problema por parte de los responsables políticos no puede haber sido más diferente a ambos lados del atlántico. La estrategia europea, basada en los ERTE, ha sido por el momento más eficaz a la hora de contener la primera ola, pero los economistas de Pimco Tiffany Wilding y Nicola Mai avisan de que a más largo plazo el impacto podría ser mayor.

Los mercados laborales de EEUU y Europa han mostrado un desempeño “sorprendentemente diferente” durante la crisis, señalan los economistas de Pimco. De febrero a abril, la tasa de desempleo de la zona del euro aumentó sólo 10 puntos básicos hasta el 7,3%, mientras que la tasa de EEUU lo hizo en 1.120 puntos hasta el 14,7%. Aunque desde entonces se ha estrechado un poco la brecha, en junio la tasa en el Viejo Continente era del 7,4% y en EEUU del 11,1%.

La razón de esta brecha radica en el “diferente enfoque elegido por los encargados de la formulación de políticas para apoyar los ingresos de los hogares durante la crisis: mientras que EEUU se ha centrado en las prestaciones de desempleo, Europa ha dado prioridad a la protección del empleo mediante a esquemas como los ERTE españoles. “En resumen, los Estados Unidos han pagado a los desempleados para que el mercado siga su curso, mientras que Europa ha luchado contra las fuerzas del mercado subvencionando a las empresas”, destacan los expertos.

Basándose solo en los datos de desempleo, “la respuesta de Europa parece más eficaz”, señala Pimco, pero esta respuesta tiene muchos matices. “Aunque el desempleo oficial de EEUU aumentó más que en la UE, también podría disminuir más rápidamente, a medida que pase la etapa aguda de la crisis”. Además, los esquemas de reducción de jornada de Europa “son caros y varios países están planeando reducir su generosidad a lo largo del año, lo que plantea dudas sobre su éxito a largo plazo”.

A intentar dar una visión más precisa de la situación de los mercados laborales a ambos lados del Atlántico puede ayudar lo que los economistas de Pimco denominan “desempleo potencial”, que incluye en el cálculo a los trabajadores en ERTE. En mayo, último mes en el que hay datos de todos los países, los trabajadores en esta situación representaba hasta el 17% de la fuerza laboral en Alemania, el 45% en Francia, el 28% en Italia y el 13% en España, lo que da de una media del 25% para los principales países de la eurozona. Usando este baremo, el desempleo potencial ascendería al 33% en Europa, más del doble del 15% en EEUU.

Pimco calcula no obstante que solo una de cada seis personas en un ERTE acabará engrosando las listas de paro. Además, hay que tener en cuenta la aceleración de contagios en EEUU. Pese ello, estos economistas consideran que “el mercado laboral estadounidense, más flexible y menos propenso a las fricciones, podría terminar funcionando mejor que el europeo en un entorno de cambio estructural”.

“Dejando de lado los riesgos de virus, la tasa de desempleo en Europa y EEUU dependerá de la voluntad y la capacidad de los responsables políticos de mantener las medidas de apoyo, de cuántas empresas sigan siendo viables, de la profundidad de los cambios estructurales y de la capacidad de adaptación de cada país”, apuntan los expertos. De acuerdo con el actual pronóstico de Pimco, la tasa de desempleo de EEUU caerá a alrededor del 9% a finales de año, mientras que la de Europa aumentará a alrededor del 11% durante el mismo período.