Estos son los pros y los contras de comprar online

Comprar online
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

El comercio electrónico ha ido ganando fuerza y asentándose y cada vez cuenta con más partidarios debido a que se trata de una manera rápida, cómoda y, a veces, más barata de hacer nuestras compras. Este fenómeno ha supuesto la creación de un gran número de compañías y ha conseguido reflotar ciertos negocios tradicionales que estaban empezando a perder algo de fuerza. A priori podría parecer que todo son ventajas, sin embargo, el ecommerce también tiene algún que otro inconveniente. En este artículo hemos reunido todos los pros y los contras para que puedas decidir más fácilmente si unirte a la tendencia o no.

Ventajas de comprar por Internet

    • Desplazamiento: nos permite comprar cómodamente desde casa o desde cualquier parte gracias a nuestro teléfono móvil, por lo que podemos ahorrar bastante tiempo, sobre todo si tendemos a ir a diferentes tiendas para comparar precios.
    • Gran disponibilidad: cuando hacemos nuestras compras online no dependemos de los horarios de los establecimientos, a los que en ocasiones puede resultar complicado adaptarse, dependiendo de cuál sea nuestro horario laboral.
    • Distribución sencilla: por lo general, las entregas de los productos se hacen a domicilio en espacio de unos días, lo que resulta especialmente cómodo a aquellas personas que no disponen de mucho tiempo para hacer sus compras. Por otra parte, supone una gran ventaja para quienes viven en pueblos o ciudades pequeñas en las que la oferta comercial es menor a la que puede encontrarse en las grandes ciudades. Además, el comercio electrónico nos permite adquirir productos que no se comercializan en nuestro país o que son más económicos en el extranjero.
    • Las opiniones de los demás consumidores: la mayoría de webs desde las que se pueden comprar bienes disponen de un espacio para que los usuarios puedan plasmar sus opiniones sobre el proceso de compra y el resultado que les ha dado el producto que adquirieron. Esto ayuda bastante a los demás usuarios a formarse una idea más clara y a decidirse por uno y otro producto.
    • Precio: no tener que mantener una tienda física supone un ahorro importante, ya que de esta forma los vendedores no tienen que pagar un alquiler, ni suministros de agua y luz, ni sueldos de empleados. Todo esto permite a las empresas establecer unos precios más económicos para sus productos. Por esa razón, en muchas ocasiones comprar por Internet es más barato que hacerlo en una tienda física.
    • Pago seguro: hoy en día los sistemas de pago por Internet son muy seguros. Los más comunes son Paypal o tarjeta de crédito o débito. A pesar de todo, es mejor prevenir que curar, por lo que siempre hay que comprobar que el dominio principal de la web en la que vamos a realizar el pago coincide con el de la página oficial de la tienda en la que compremos. Además, una manera sencilla de comprobar que la web es segura es asegurarse de que el enlace empieza con https:// o en su defecto, comprobar que aparezca un icono con forma de candado.

Inconvenientes del comercio electrónico

Aunque son muchas las ventajas de comprar online, como todo en la vida, también tiene desventajas que es bueno tener en cuenta.

      • Tiempo de espera: cuando hacemos una compra por Internet nos toca esperar un tiempo hasta que nos lo entreguen en nuestro domicilio. Dependiendo de dónde compremos, la espera puede durar unos días o un par de meses, por lo que es un factor a tener en cuenta si tienes prisa por recibir el producto.
      • Desconfianza: al no poder ver el producto personalmente ni tocarlo, puede ser que no sea como pensábamos cuando al fin nos lo entregan, por lo que mucha gente no se fía de este sistema. Aun así, tenemos que decir que en la compra online también se pueden hacer devoluciones, por lo que, si no estás seguro sobre tu última adquisición, no tires el paquete ni la factura, ya que serán necesarios a la hora de devolverlo.
      • En línea con el punto anterior, una de las mayores desventajas del comercio electrónico es que puede que el producto que te llega a casa no sea como esperabas. Es un riesgo que el consumidor online debe elegir asumir (o no), ya que la única referencia que tiene del artículo que compra son unas cuantas fotos.

Como habrás podido comprobar, la compra online tiene más ventajas que desventajas. Si quieres animarte a probar a comprar algún producto en una tienda online sin tirar de tus ahorros, puedes solicitar un crédito inmediato, ya que de esta forma conseguirás una inyección de liquidez muy útil para momentos puntuales.