España, el tercer país europeo con más empleo parcial involuntario

Oficina de empleo
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

El pasado año había en la Unión Europea un total de 224 millones de empleados, de los cuales 45,3 millones trabajaban a tiempo parcial. El 20,9% de éstos últimos -9,5 millones- deseaba trabajar más horas y tenía disponibilidad para hacerlo, es lo que las organizaciones internacionales denominan empleo parcial “involuntario”.

Este colectivo representaba en 2016 un 4,2% del total de empleados de toda la Unión Europea, según los últimos datos publicados por Eurostat que hace notar que dos tercios de los empleados a tiempo parcial de manera involuntaria eran mujeres (65%).

España se sitúa en el podio de países de la UE con mayor proporción de empleo parcial involuntario. Según Eurostat, el ranking lo encabeza Grecia, con un 74,1% de los empleados a tiempo parcial que preferirían trabajar a jornada completa. Le siguen Chipre (63,7%) y España (50,7%). En cuarta posición se encuentra Portugal (45,1%) seguido de Eslovaquia (43,5%).

Por el contrario, los porcentajes más reducidos están en República Checa (8%), Malta (10,8%), Luxemburgo (11,9%), Holanda (12%), Estonia (12,5%) y Alemania (12,6%). En todos los estados miembros, la mayoría del empleo parcial involuntario está integrado por mujeres, con excepción de Rumanía, Bulgaria y Chipre.

Un reciente informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) advertía a España ante la elevada tasa de trabajadores a tiempo parcial de manera involuntaria. En ese informe se recogía que la gran cantidad de empleados temporales, el aumento del trabajo a tiempo parcial y del empleo parcial involuntario. “Los trabajadores temporales y a tiempo parcial atraviesan periodos de desempleo y de subempleo, lo cual reduce sus ingresos e incrementa la pobreza”, alertaba la OCDE.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) también ha dado varios toques de atención a España no solo por la elevada temporalidad en los contratos sino también por el empleo parcial involuntario.