España destruyó 37.400 empleos en sanidad y residencias a pesar de la pandemia

Hospital sanidad
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

España destruyó 37.400 puestos de trabajo en la rama de actividad de la sanidad y residencias durante el primer trimestre del año, coincidiendo con el brote y expansión del Covid-19. Así lo destaca la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) conocida esta mañana.

Para este sindicato los mencionados datos “nos deben llevar a la reflexión”, ya que “en gran parte explican las debilidades de nuestro sistema a la hora de enfrentarnos a la pandemia del coronavirus, el colapso en la sanidad y los acontecimientos que se han producido en las residencias de ancianos, tanto de gestión púbica, concertada como privada”.

Asimismo, CSIF destaca que se da la circunstancia también, según la EPA, que las administraciones públicas registran una tasa de temporalidad del 27,4%, 3 puntos por encima del sector privado. Esto pone de relieve “la precariedad de un ámbito fundamental en la gestión de las prestaciones y servicios que reciben nuestros ciudadanos y por tanto su vulnerabilidad ante situaciones de crisis como la que afrontamos estos días”.

Según este sindicato, ante las cifras de paro globales “debemos de priorizar la protección social, repensar nuestro sistema productivo, fortalecer nuestra industria y volver a crear empleo de calidad y cualificado”. “Por su parte, el sistema financiero debe ser solidario y apoyar a trabajadores y empresas, tras la generosidad que demostró la sociedad española en la anterior crisis económica y en estos momentos de zozobra”, sostiene.

Dicho esto, reitera su colaboración al Gobierno, partidos y comunidades autónomas para empezar a diseñar un plan de reconstrucción social y económico. “El estado de alerta y la posterior reconstrucción deberán ir acompañados de un plan estratégico de empleo”, defiende. En este sentido propone “analizar los recursos humanos de las administraciones públicas, para que puedan responder a las necesidades de los ciudadanos en este nuevo contexto económico”.

“Se trata en definitiva de ofrecer un servicio de calidad a nuestros ciudadanos: Sanidad, Servicios Sociales, Administración General del Estado, Educación, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado… Porque como no nos hemos cansado de denunciar estos años, se ha desmantelado el Estado del Bienestar”, afirma.