¿Entregará Alemania a Puigdemont? Cinco claves

Carles Puigdemont, expresidente de la Generalitat de Cataluña
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Una Fiscalía alemana pidió hoy la entrega de Carles Puigdemont a España, donde el ex presidente catalán está procesado por delitos vinculados a su plan independentista. Diez días después de su arresto en Alemania, la situación de Puigdemont se complicó así algo más. Cinco claves sobre lo que puede ocurrir ahora:

¿Cuándo se sabrá si Alemania entrega a Puigdemont a España?

Tras el pedido de la Fiscalía, el Tribunal Regional Superior del estado federado de Schleswig-Holstein (donde Puigdemont fue arrestado el 25 de marzo por una euroorden de detención enviada por España) debe tomar la decisión. «Me puedo imaginar que dure un par de días, pero no puedo decir cuánto exactamente. No existe un plazo», dijo hoy una portavoz.

En efecto, la normativa que regula la euroorden no fija límites de tiempo a la decisión judicial. Sin embargo, sí establece un plazo recomendado de 60 días (ampliable a 90 en casos excepcionales) que suele cumplirse. La media se sitúa en 48 días. En este último caso, la Justicia alemana decidiría sobre la entrega a fines de mayo.

¿Puede el Gobierno alemán vetar la entrega?

Los abogados alemanes de Puigdemont confiaron la semana pasada en que el Gobierno alemán «no consienta la extradición» al considerar «las acusaciones injustificadas». Sin embargo, los expertos aclaran que, a diferencia de lo que ocurre en un proceso de extradición tradicional, ante una euroorden el Poder Ejecutivo no interviene en ningún caso.

«Sería un gravísimo ilícito que daría derecho a que España demandara a Alemania ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea. Es una situación impensable», dijo a dpa Araceli Mangas, catedrática de Derecho Internacional de la Universidad Complutense de Madrid (UCM). Su par de la Universidad Autónoma Antonio López Castillo coincidió: «La euroorden radica en el principio de mutua confianza».

¿Puede cambiar la decisión del Tribunal otra instancia alemana?

Los abogados de Puigdemont en Alemania recurrieron ya la solicitud de entrega a España de la Fiscalía confiando en «un análisis independiente y apropiado del Tribunal Regional Superior de Schleswig», pero los expertos ven improbable un cambio de postura en una situación regular.

«Lo único que podría dar posibilidad de amparo ante el Tribunal Supremo o el Constitucional es que en el procedimiento hubiera una violación de derechos fundamentales por parte de la Fiscalía o del Tribunal, algo muy raro», sostuvo Mangas. «Seguramente, eso no pararía la euroorden».

Lo que sí podría ocurrir es que el Tribunal entregara a Puigdemont por malversación, pero no por rebelión. España no podría en ese caso juzgarlo por este delito, el más grave que se le imputa, castigado con hasta 30 años de cárcel.

¿Puede quedar Puigdemont en libertad hasta que haya decisión?

Una vez más, lo habitual es que no. «Puigdemont se queda por ahora en la cárcel», declaró la fiscal Wiebke Hoffelner tras anunciar hoy la decisión. También el juez de oficio optó por dejar al ex presidente catalán en custodia policial tras su detención el 25 de marzo al apreciar riesgo de fuga, algo que por ejemplo no había ocurrido cuando Puigdemont se entregó a la Justicia en Bruselas en noviembre.

¿La decisión de la fiscalía es una victoria de la Justicia española?

El abogado que coordina la defensa de Carles Puigdemont, Jaume Alonso-Cuevillas, confió hoy en que la Justicia alemana «tumbe» el pedido de entrega argumentando que el paso de la Fiscalía era esperable: «Cuando se cursa una euroorden, es la Fiscalía del Estado requerido la que asume la defensa del Estado solicitante», sostuvo.

La catedrática Mangas coincide solo en parte: «Cuando se recibe una euroorden, el fiscal es el primero que controla y revisa su viabilidad. Es verdad que una vez que la acepta encarna la postura del Estado solicitante, pero también podría haber dicho que no encontraba indicios suficientes para pasarla al Tribunal. Por lo tanto, no deja de ser un primer obstáculo salvado».