Enfado en la plantilla de Evo Banco por los ‘beneficios exprés’ tras el ERE

Evo Banco
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

A finales del año pasado, Evo Banco llegaba a un acuerdo con los sindicatos para aplicar un expediente de regulación de empleo (ERE) que suponía la salida de 239 empleados, un 52% de la plantilla. Apenas dos meses después, el banco controlado por el fondo estadounidense Apollo ha anunciado un beneficio de 24 millones de euros en 2017, el mismo que en 2016, que ha dejado a los representantes de los trabajadores sin palabras.

“La plantilla del Grupo Evo hemos visto con estupefacción como una vez más Evo Banco lo ha vuelto a conseguir”, señala CCOO en una circular en la que reflexiona que “no debe ser sencillo pasar de pérdidas (prácticamente crónicas según la empresa) a beneficios, tras la consolidación de balances negativos, en tan sólo un mes”. El malestar del sindicato se explica por el hecho de que en las reuniones mantenidas durante la negociación del ERE se comunicó a los representantes de los trabajadores unas pérdidas acumuladas hasta noviembre del pasado año de 7,8 millones de euros.

“Obviamente entendemos que los beneficios de los que presume están debidamente auditados, por lo que desde CCOO hemos solicitado una reunión a la dirección, para poder felicitarles personalmente por tan grato logro”, añade la formación en un comunicado no exento de ironía.

“A la excelente gestión de la dirección solo tenemos una sugerencia que hacerle: sería recomendable que los balances publicados de autobombo coincidan ‘en algo’ con los que aportan a la representación de los trabajadores”. “Si no han valorado hacerlo por respeto a la plantilla, que lo hagan para evitar que la falta de confianza que están generando perjudique la tan ansiada operación de venta”, concluye CCOO.

Evo Banco presentó unos beneficios anuales de 23,9 millones de euros en 2017, prácticamente replicando los resultados del ejercicio anterior, pese a los costes de reestructuración y transformación digital. El mercado especula con la posibilidad de que el fondo Apollo, que pagó 60 millones al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) por la entidad, esté buscando un comprador para ella.