El veto a los dividendos dejó a la banca europea a las puertas de cumplir ya con Basilea III

Autoridad Bancaria Europea. Autor: EBA

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Hoy, 30 de septiembre, finaliza oficialmente el veto que el Banco Central Europeo (BCE) impuso a la distribución de dividendos y las recompras de acciones por parte de los bancos europeos. El objetivo del supervisor era que las entidades abriesen el flujo del crédito durante la crisis provocada por la pandemia, pero ha tenido otro efecto colateral: las entidades han recortado drásticamente sus déficits de capital para cumplir con Basilea III.

De acuerdo con un informe publicado por la Autoridad Bancaria Europea (EBA por sus siglas en inglés), el grupo de 99 bancos de la Unión Europea necesitaría aumentar su capital de máxima calidad (Tier 1) en solo 3.100 millones de euros para cumplir las normas bancarias mundiales de Basilea III, que se comenzarán a aplicar de forma plena en 2028.

Ese déficit de capital, basado en las posiciones de los bancos en diciembre de 2020, es muy inferior al de diciembre de 2018, cuando 113 bancos tenían un déficit de 24.800 millones de euros, y al de diciembre de 2019, cuando 106 bancos tenían un déficit de 9.600 millones de euros, según recuerda Financial Times.

El capital sigue siendo un tema candente en Europa una década después de la crisis financiera, a la espera de que la Comisión Europea aclare los colchones adicionales de capital que exigirá. Bruselas publicará las normas a finales de octubre. La EBA había estimado un déficit de capital Tier 1 de 17.400 millones de euros en 99 bancos para diciembre de 2020, basándose en la versión adaptada de Basilea III de la UE.

Los déficits de capital se concentrarán en un pequeño grupo de grandes bancos, cuyas ratios se verán afectadas por los esfuerzos del Comité de Basilea para restringir el uso de modelos agresivos por parte de los bancos para aplanar sus métricas. Algunos bancos más pequeños podrían ver disminuir sus requisitos de capital como resultado de la reforma de los modelos.

Los bancos europeos tenían un CET 1 ligeramente inferior al 17% a finales del año pasado, con tasas superiores al 20% en Bélgica e Irlanda, y en torno al 15% en Portugal y Grecia, según datos del Banco Central Europeo (BCE).

Estas tasas se vieron favorecidas por una prohibición de dividendos que los reguladores europeos aplicaron desde marzo de 2020, en la que se pedía a los bancos que conservaran su efectivo para poder absorber las pérdidas relacionadas con la pandemia y prestar a sus economías afectadas.

Banca mundial

El informe de la UE vino acompañado de una publicación más amplia del Comité de Basilea que mostraba que los sistemas bancarios mundiales también habían reducido la distancia para cumplir las normas de 2028. Un grupo de 95 de los mayores bancos del mundo se enfrenta a una demanda total de capital para 2028 de casi 6.100 millones de euros, frente a los 10.700 millones de euros de finales de diciembre de 2019.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA