El traspaso de viviendas de la Sareb, mayor salario mínimo… las otras medidas pactadas por ERC y Junts

Pere Aragonès y Jordi Sànchez en el anuncio del acuerdo de gobierno.

Pere Aragonès y Jordi Sànchez en el anuncio del acuerdo de gobierno. (Foto: Marc Puig/ERC)

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El acuerdo entre ERC y Junts para investir a Pere Aragonès como futuro presidente de la Generalitat, que ha eliminado de un plumazo la amenaza de una repetición electoral en Cataluña, va más allá del conocido reparto de carteras. En este pacto, de 46 páginas, ambas formaciones dan cuenta de la que será la ‘hoja de ruta’ del Ejecutivo catalán. Se detallan medidas en materia de Sanidad, Economía, Trabajo o Vivienda. Precisamente, respecto a esto último, el nuevo Govern pone en la diana al ‘banco malo’.

“Exigir el traspaso a la Generalitat del patrimonio que la Sareb tiene en Cataluña”. Es más, Esquerra y Junts ponen cifras a esta propuesta. Según sus cálculos, se trataría de “cerca de 3.000 viviendas” que pasarían a manos del gobierno autonómico para su posterior gestión. Antes de poner sobre la mesa esta iniciativa, los dos partidos dejan claro su compromiso de aumentar el presupuesto de vivienda hasta los 1.000 millones. ¿El objetivo? Alcanzar el gasto público en política de vivienda de la media europea, apuntan.

Junto a esto, quieren aprobar un ‘Plan Territorial Sectorial de Vivienda’, que pasa por tener el 15% del parque destinado a políticas sociales en 20 años. Asimismo, se comprometen a “estimular a las entidades financieras y a los grandes tenedores” para que amplíen los programas de cesión de viviendas destinadas a alquiler social ampliando el parque público con más compras en manos de estas entidades financieras”.

Respecto al acceso a una casa, contemplan programas sociales para ayudar en el pago de la vivienda a colectivos en situación de riesgo de exclusión y defender la “contención de rentas” en los contratos de alquiler. También seguir trabajando en que no haya más desahucios.

En el paquete social con el que buscan investir a Aragonès también hay espacio para la salud. Además de un pacto nacional con la participación de partidos, instituciones sanitarias, administraciones, organizaciones sociales y profesionales, anuncian 5.000 millones de euros adicionales para las políticas sanitarias. La Atención Primaria ha cobrado protagonismo con el Covid-19 y ERC y Junts hablan de un “plan de fortalecimiento” con una inversión global de casi 300 millones en los próximos tres años, “y con el objetivo de alcanzar el 25% del presupuesto de Salud”.

Sobre a la vacunación, en el pacto se comprometen a acelerar el proceso con la contratación de 3.700 profesionales y la implementación del testeo masivo de antígenos y PCR, aprovechando toda la red sanitaria y de farmacia. Mejorar el sistema de rastreo y reforzar el uso de las mascarillas FFP2 son otros de sus planteamientos.

Aumentar “progresivamente” el presupuesto en Educación para acercarse al 6% del PIB, reactivar el sector cultural con más ayudas o exigir la rebaja del IVA cultural al 4% y su eliminación a finales del 2021 son otras propuestas que también se exponen en este documento.

Salario mínimo de 1.239,5 euros

La idea de un “salario mínimo catalán” es otra de las medidas acordadas por los de Pere Aragonès y Jordi Sànchez. De esta manera, trasladan su intención de “garantizar salarios y prestaciones dignas, avanzando hacia un salario mínimo catalán de 1.239,5 euros”. Asimismo, en materia laboral, se habla de un acuerdo en torno al teletrabajo, que se ha disparado a raíz del covid.

Ante la próxima llegada de los fondos europeos Next Generation los dos partidos defienden un plan para la ‘Reactivación Económica y la Protección Social’, que se nutrirá del dinero procedente de la UE. Este plan debe ser “el eje central sobre el que se construya un modelo social y económico catalán próspero, más justo socialmente y sostenible ambientalmente”.

La “apertura segura” de la actividad económica “en el nuevo contexto pandémico post estado de alarma” se une a estas medidas, además de “consolidar” el Instituto Catalán de Finanzas (ICF) como “banca pública del país”. Un acuerdo para la industria de Cataluña y reimpulsar el sector de la automoción, clave en esta región, se citan en estas páginas, en las que se aboga por no olvidar al sector turístico.

Sobre fiscalidad, destacan las emisiones de bonos verdes y mecanismos de financiación alternativos a los de “liquidez del Estado que compatibilicen una mayor disponibilidad de recursos y un mayor grado de soberanía financiera”.

Consulta de Junts y propuesta de Borràs

El mencionado acuerdo ha sido sometido por parte de Junts a una consulta a su militancia, que se prolonga hasta este miércoles. Los más de 6.500 afiliados del partido deben posicionarse al respecto. En sus manos está el futuro de la formación, ya que en caso de posicionarse en contra se investirá a ERC, pero se pasará a la oposición.

La presidenta del Parlament, Laura Borràs, también concluye su ronda de contactos para proponer un candidato a la presidenta del Govern. Lo hace con reuniones con PSC, Junts y ERC. Tras escuchar a las formaciones anunciará al elegido. Todo apunta que no habrá sorpresas.