El transporte ‘para’ España al borde de las vacaciones: tras Ryanair, ahora Renfe

Renfe cercanias

Verano movido para el transporte en España. A las puertas de agosto -con la consiguiente ‘operación salida’- y aún con la ‘resaca’ de la huelga de los tripulantes de cabina de Ryanair este viernes hay paros parciales en Renfe. CGT ha convocado paros de dos horas por turno para reivindicar, entre otras cosas, la implantación de la jubilación parcial para este año. Renfe ya ha cancelado 161 trenes AVE y de media y larga distancia.

Los paros planteados por la sección ferroviaria de la CGT afectan a tres turnos: de 00:00 a 02:00, de 07:00 a 09:00 y de 16:00 a 18:00 horas. A tenor de esta huelga parcial el Ministerio de Fomento ha decretado unos servicios esenciales para “garantizar la movilidad de los viajeros y mercancías”. En concreto, para el Cercanías se ha fijado un servicio del 75% de las circulaciones en horario punta y del 50% del habitual el resto del día.

En media distancia, informa Renfe en una nota en su web, circulará el 64% de los trenes y en alta velocidad y larga distancia, el 78%. A los viajeros, tanto los del AVE como los de media distancia, cuyos trenes se hayan visto suprimidos se les ofrecerá otro en el horario más aproximado al suyo o podrán anularlo o cambiar para otra fecha su billete sin ningún coste.

Renfe ha anunciado este jueves la cancelación de 161 trenes, de los que 115 pertenecen al servicio de media distancia y los 46 restantes al de alta velocidad y larga distancia.

El sindicato CGT denuncia la falta de voluntad por parte de la dirección de la empresa para impulsar la implantación de la jubilación parcial “tras casi un año después del compromiso de negociarla”. Asimismo critican que el compromiso de acometer un Plan de Internalizaciones “lleva en el cajón demasiado tiempo”.

“Tenemos el convencimiento”, sostiene la CGT en un comunicado, “de que al mismo tiempo que la empresa afirma su interés en desarrollar un Plan Estratégico de futuro, es también necesario abordar estos trabajos para hacer las propuestas necesarias, entre todas las organizaciones, que permitan la prestación de un servicio público de calidad que nos diferencie frente a la liberalización del transporte de viajeros por ferrocarril que de forma lamentable, se nos viene encima”. En su opinión, “los viajeros tienen que ser atendidos en los trenes y en las estaciones por trabajadores/as de Renfe, y el mantenimiento de los trenes también, con personal de Renfe”.

A esto hay que sumar una tercera reivindicación. “El tratamiento económico debe ser, aplicando el incremento que corresponda a la masa salarial del personal sujeto a convenio y un reparto lineal del mismo entre dicho personal, una manera para iniciar la reparación del gran esfuerzo exigido con la firma del I Convenio Colectivo a las categorías de nuevo ingreso”, solicita el sindicato.