El trading CFD y como ha cambiado la visión de la inversión 

Inversión

Inversión

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Antes de la década de 1990 solo los grandes magnates y los muy pudientes tenían acceso al mundo de las altas finanzas. Hacía falta disponer de mucho capital para poder entrar en el juego de la bolsa. Se podía cotizar por porciones de empresas que ponían sus activos en forma de acciones, petróleo, oro, plata, carbón… Los pequeños inversores estaban totalmente fuera de esta cancha por la falta de efectivo.

Por esta necesidad creciente que tenían los pequeños inversores de entrar en el juego, apareció un nuevo tipo de inversión sin necesidad de poseer las acciones. Esta inversión, llamada CFD, surgió del ingenio y talento de varios brókeres innovadores que contaban con oficinas en el Reino Unido, y que facilitaron obtener cotizaciones a precios bajos, en tiempo real y que permitía realizar las operaciones de forma inmediata, por eso, a medida que la tecnología y las comunicaciones avanzan, también lo hacen este tipo de inversión.

La primera empresa en ofrecer este tipo de activos al público en general fue GNI Touch, que desapareció cuando fue absorbida por MF Global (también desaparecida en la actualidad). Los pequeños inversores se percataron de que la ventaja real de los CFDs, no solo se encontraba en poder eximirse de pagar el impuesto de transacciones, sino, la posibilidad de aprovechar muchas ventajas que ofrecía como la diversidad de mercados, la velocidad de las transacciones o que permita cotizar tanto al alza como a la baja.

Actualmente podemos encontrar webs que nos ofrecen sus servicios para la contratación de CFDS con una mínima inversión facilitándonos así la entrada en el mercado con un bajo presupuesto. Algunas características extra que nos ofrecen son, como comentábamos, la posibilidad de operar en varios y diversos mercados incluidos los Índices, Forex o Materias primas además por supuesto de las acciones.

Como podemos observar los CFDs nacieron para ofrecer soluciones a una necesidad que tenía el mercado y lo consiguieron, ya que desde su aparición solo han ido en ascenso. Ahora que nos hemos adentrado un poco más en cómo surgieron los contratos por diferencia vamos a ver qué son exactamente.

Material de oficina

Qué son los CFDs y el apalancamiento

Los CFDs, llamados así por sus siglas en inglés Contact For Difference, o contratos por diferencia, son una herramienta de inversión para operar en bolsa, que necesita de la operación de un bróker. Es un tipo de contrato entre dos partes: el inversor y el bróker. Entre ellos se acuerda un valor por la diferencia del activo y el precio al que se espera que llegue, de tal modo que si el vendedor acierta tendrá que abonar la diferencia. Se puede operar tanto en venta como en compra, y está pensado para pequeños inversores que no cuentan con un gran capital.

Una parte muy importante de los CFDs es el apalancamiento, es una herramienta que permite operar en bolsa con menos dinero, es decir, el bróker aporta la mayor parte del capital, por cada euro por ejemplo que ponga el inversor, el bróker podrá poner «x» dinero acordado y establecido, por ejemplo, por cada euro que nosotros invirtamos él podrá invertir un euro y medio que es la parte que el bróker te presta para la inversión, y te ofrece la posibilidad de diversificar para poder invertir en varias operaciones,  y no solo en una.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA