Taxi de Madrid

El Taxi de Madrid denuncia que el Ayuntamiento les «obliga» a trabajar sin descanso en Navidad

La oficina a cargo de Borja Carabante, ha recibido las críticas de la Federación Profesional del Taxi de Madrid (FPTM).

Taxi

Taxi

El Taxi de Madrid trabajará sin descanso desde este sábado 3 de diciembre y hasta el día de año nuevo, un mes “en el que las luces de Navidad que verán serán las de la calle Alcalá al volante y no las de sus casas en compañía de sus familias”, según ha asegurado el presidente de la Federación Profesional del Taxi de Madrid (FPTM), Julio Sanz.

Y es que, el Ayuntamiento de Madrid, responsable de más de 15.500 licencias de Taxi y apoyo constante junto a la CAM de plataformas multinacionales, ha decidido poner “más oferta” en las calles de la capital durante la Navidad, tras detectar “la necesidad de reforzar” este servicio y sin tener en cuenta que el régimen ordinario de descanso del servicio del taxi establece de lunes a viernes un día de descanso, además de librar un festivo de cada dos sábados, domingos y festivos.

Durante el presente año, el Ayuntamiento de Almeida pretendía liberalizar el taxi de Madrid sin ofrecer datos sobre la necesidad de liberalizar el horario de trabajo del taxi. Una contradicción que, tal y como ha recordado Sanz, “se produce cada vez que hay un evento o fecha señalada, llámese Navidad o cumbre de la OTAN, cuando nuestro derecho al descanso es sacrificado y se convierte en el principal damnificado. Y es que, jugar con este derecho es hacerlo con la salud de los profesionales”.

Sanz hace referencia a un hecho reciente, en el que una sentencia judicial dictaminada el pasado junio impidió que el sector se viera obligado a trabajar en sus días de descanso con motivo de la cumbre de la OTAN, como era el deseo de la CAM «ante las anunciadas restricciones de tráfico» ligadas a dicha cumbre.

“El Ayuntamiento de Madrid versionó hace dos años el popular tema “Pongamos que hablo de Madrid”, y ahora parece que toca “Todos menos tú”, también de Joaquín Sabina, porque la alcaldía liderada por Martínez-Almeida ha decidido llevar a cabo esta ordenanza contando datos de las emisoras y app del taxi a través de un informe “inexistente”, pero no ha hablado con los taxistas para conocer su opinión”, lamenta Sanz.

De este modo, el Ayuntamiento de Madrid habría empleado como interlocutor a entidades o plataformas que no tienen ningún taxi para eludir un consenso lógico que contara con la mayoría del sector, avalado por la FPTM y el propio Ayuntamiento, en concreto con la oficina a cargo de Borja Carabante, concejal del Partido Popular y delegado del área de Gobierno de Medio Ambiente y Movilidad, conocida por adoptar medidas “de última hora” y “sin ningún tipo de consenso”.

Más información