El PSPV tras el arresto de Zaplana: “Al Capone y otros también cayeron por temas de blanqueo”

Eduardo Zaplana, exministro de Trabajo
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El vicesecretario general del PSPV, Manolo Mata, ha señalado este martes tras la detención del expresidente de la Generalitat y exministro de Trabajo, Eduardo Zaplana, por un presunto delito de blanqueo de capitales, que “estaba cantado” y “siempre ha habido una sospecha de actividades vinculadas a lo ilícito y al lado oscuro de la política”, y ha agregado: “Al Capone y otros también cayeron por temas de impuestos y de blanqueo”.

En declaraciones a los medios en Les Corts, Mata ha admitido que “nunca es agradable que detengan a alguien” pero con Zaplana “empezó todo”, ya que “empezó en política comprando la Alcaldía de Benidorm y una tránsfuga”. Además, ha recordado que “contrató a Julio Iglesias dándole 6 millones de euros para que diera cuatro concertillos en embajadas”.

Aunque ha señalado que “hay que ser prudente con lo que pase”, ha subrayado que la arquitectura institucional en España funciona y cuando hay detenciones y registros de este tipo “el tema es muy preocupante”.

“Esta mañana decía de broma que de la boda de la hija de (José María) Aznar menos los camareros todo el mundo va a acabar teniendo problemas judiciales”, ha apuntado el dirigente socialista.

Mata ha indicado que la Comunitat Valenciana no puede olvidar “lo que han sido esos terribles 20 años del PP, que no está vinculado ni a la comunidad ni a sus ciudadanos y empresas, está vinculado a un núcleo de dirigentes corruptos que ensuciaron esta tierra y nos arruinaron y, además, se llevaron todo lo que pudieron”.

“Es triste -ha agregado- que durante tantos años nadie hiciera caso ni a los periodistas que denunciaban ni a los partidos políticos que afrontaban esa situación y se les tachaba de antivalencianos, de antiprogreso y de anti no se sabe qué”.

A su juicio, esto “estaba cantado” y si hubiera pasado muchos años antes los valencianos se habrían “ahorrado muchos disgustos” porque “todos los presidentes de la Generalitat de la época del PP menos (Alberto) Fabra tienen problemas, y muy serios problemas”.