El PSOE desoye a Unidas Podemos y permite tramitar iniciativas de control sobre las críticas de Garzón a las macrogranjas

Macrogranja

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El PSOE permitió este martes con su voto que la Mesa del Congreso de los Diputados calificara varias peticiones de comparecencia del ministro de Consumo, Alberto Garzón, y el de Agricultura, Luis Planas, y preguntas parlamentarias, a cuenta del supuesto ataque del primero a la ganadería, pese a que Unidas Podemos pedía no admitir a trámite estas iniciativas por juzgarlas basadas en un «bulo», ya que Garzón sólo criticó las macrogranjas.

El portavoz del grupo confederal, Pablo Echenique, anunció esta mañana en una entrevista que Unidas Podemos iba a tratar de que estas iniciativas no pasaran el trámite de la Mesa, pero uno de los tres representantes en ella del grupo confederal, el secretario tercero, Javier Sánchez Serna, confirmó al término de la reunión que no había sido posible.

Sánchez lamentó que “parece que el PSOE ha bajado los brazos frente la política del bulo” al votar sus tres representantes en la Mesa junto a los del PP y Vox para calificar y, por tanto, admitir a trámite dos solicitudes de comparecencia de Garzón, registradas por PP y Ciudadanos, y otras dos de Planas por Vox y Cs, y dos preguntas escritas por el PP y Vox. A juicio de Unidas Podemos, todas estas iniciativas “se basaban en un bulo”: el de que el ministro, en su entrevista de diciembre con ‘The Guardian’, atacó a la ganadería española en su conjunto, cuando sólo criticó las macrogranjas.

En concreto, Cs pedía la comparecencia de Garzón y Planas para que ambos dieran cuenta de «las críticas vertidas en medios internacionales contra el sector ganadero español y los posibles efectos que éstas podrían tener sobre su reputación nacional e internacional y su actividad exportadora». El PP quería la del ministro de Consumo «para informar sobre sus declaraciones a ‘The Guardian’ en las que afirma que España exporta carne de mala calidad y que no respeta el bienestar animal» y Vox la del de Agricultura «en relación con» dicha entrevista, «en la que asegura que parte importante de la carne exportada desde España es de mala calidad».

PP y Vox registraron también hace unos días baterías de preguntas escritas, y, hoy mismo, las dos formaciones volvieron a la carga con sendas solicitudes de reprobación de Garzón por sus palabras en dicha entrevista, pero estas últimas iniciativas no llegaron a la reunión de hoy de la Mesa. Así que en breves días la Mesa tendrá que afrontar otro debate idéntico.

«POLÍTICA TERRAPLANISTA»

El diputado confederal atestiguó que los miembros del PSOE “comprendían el fondo” de la queja de su socio, pero argumentaron que, en su caso, la pertinencia o no de esas iniciativas se tendría que juzgar en la comisión correspondiente. En realidad, la Mesa admite a trámite todas las iniciativas salvo las que presentan defectos de forma o se refieren a personas o instituciones no susceptibles de control parlamentario.

Sin embargo, Sánchez Serna enfatizó que “el Congreso no puede hacer política terraplanista” y “aceptar iniciativas que se basan en bulos, en ‘fakes’”, sino que debe “poner pie en pared con lo que significan las mentiras”. Sibilinamente, preguntó si, en el caso de que Garzón fuera un ministro del PSOE, “se habrían aceptado con la misma ligereza” que hoy. Y también recordó que los socialistas rechazaron una comisión de investigación sobre los GAL.

El secretario tercero de la Mesa abogó por que “se acepten solamente iniciativas parlamentarias que se basen en hechos” y “no admitir la mentira como una forma de hacer política en el Congreso”. “Esto tendría que ser una cuestión de principio, la dignidad del Parlamento se defiende cuando la Mesa del del Congreso hace esa discriminación entre iniciativas que se basan en la verdad e iniciativas que se basan directamente en bulos y en ‘fakes’”.