El PP se niega a pedir a Camps que abandone el puesto público por el que cobra 58.000 euros al año

Mariano Rajoy y Francisco Camps
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Francisco Camps, acusado por Ricardo Costa de ser el ‘cerebro’ de la presunta financiación irregular del PP de Valencia, es en estos momentos Consejero Nato del Consell Jurídic Consultiu (CJC) de las Cortes de Valencia. Un cargo que ostentará hasta 2026 y por el que cobra 58.000 euros brutos anuales. La mayoría del parlamento valenciano exige este jueves la dimisión de Camps de ese órgano mientras el PP de Valencia hace ‘oídos sordos’.

Más de 55.000 euros al año, un coche oficial (con chófer) permanente y una secretaría personal a su disposición. Eso es lo que recibe Francisco Camps a cambio de ser Consejero Nato del Consell Jurídic Consultiu (CJC), un órgano encargado de emitir dictámenes sobre los asuntos que le sometan a consulta el Presidente de la Generalitat, su Gobierno o los Consellers que lo integran.

Los Consejeros natos ostentarán su condición de modo inmediato, y por 15 años, una vez se confirme el cese como Presidente de La Generalitat. Es decir, a Camps le corresponde ocupar ese puesto hasta el año 2026.

Las Cortes piden su dimisión

Las Cortes Valencianas de este jueves votan una Proposición No de Ley de Compromís que pide al señor Camps la dimisión de su cargo en el Consell Jurídic. Una propuesta a la que se unen el Partido Socialista de la Comunidad Valenciana, Podemos y Ciudadanos.

La proposición de Compromís, en cualquier caso, se ha podido llevar a cabo gracias a la firma del PP valenciano, ya que alterar el orden del día de la cámara regional con tanta celeridad exige unanimidad absoluta en Las Cortes. Sin embargo, la intención de los populares a la hora de registrar esa medida difiere de la voluntad del resto de partidos.

El PP ha presentado una enmienda para sustituir el texto de Compromís por otro que no incluye la solicitud de dimisión de Francisco Camps, según revelan medios locales. Los populares quieren reformar la ley del CJC y la del Estatuto de Expresidentes sin entrar en detalle en el caso personal de Camps.

Algunos diputados del PP consideran que la medida debe ir encaminada a “despolitizar” el órgano. Además, insisten en que hay que esperar al final de los tiempos judiciales y que Camps “no ocupa ningún puesto que tenga que ver con el PP”. Solo es militante.

El portavoz de Compromís, Fran Ferri, considera, sin embargo, que las declaraciones de Ricardo Costa demuestran “un nivel de podredumbre tan grande del PPCV que necesitarán pasar muchos años en la oposición y un verdadero relevo de sus dirigentes actuales para conseguir regenerarse realmente”.

El Partido Socialista, a través de su diputado Manolo Mata, cree que Camps “tiene que salir escopetado” del órgano consultivo. Según Mata, el expresidente de la región ha pasado de ser “Molt Honorable a Molt Miserable”.

Podemos, por su parte, se suma a la propuesta de su socio Compromís en aras de quitar los “privilegios” que gozan los expresidentes autonómicos en la Comunidad Valenciana.

Mari Carmen Sánchez, portavoz de Ciudadanos, opina que Francisco Camps “no es una persona digna para formar parte de ninguna institución pública”, y por tanto, “votaremos de forma responsable y justa”.