El PP plantea una tarifa fija de luz para los más vulnerables y no cierra la puerta al ‘fracking’

Sede del PP Partido Popular Genova

Sede del Partido Popular.

El Partido Popular ha presentado este martes una serie de iniciativas parlamentarias relacionadas con la energía, como implantar una tarifa fija de electricidad para los consumidores más vulnerables, eliminar el IVA a los productores de alimentos que donen a centros sociales y apoyar la investigación de aquellos minerales que puedan ser utilizados como recursos energéticos, sin descartar el ‘fracking’.

Así lo han anunciado este martes en una rueda de prensa conjunta desde la sede nacional del partido su vicesecretario de Coordinación Autonómica y Local, Pedro Rollán, y el secretario general adjunto del PP en el Congreso de los Diputados, Guillermo Mariscal.

Ha sido Rollán, ante las preguntas de los periodistas, quien ha asegurado que el PP no tiene “por qué descartar” la técnica del ‘fracking’, utilizada para extraer combustibles fósiles que están en el subsuelo. “Es un asunto que también se puede abordar y serán los criterios científicos y los grandes acuerdos los que determinarán la ‘hoja de ruta’, que no se debe enmarcar en una sola legislatura, sino en un horizonte temporal de generaciones”, ha manifestado.

Eso sí, el dirigente del PP ha llamado la atención sobre el hecho de que el ‘fracking’ ha generado “situaciones no deseadas”, pero antes de ser descartada, ha continuado, se podría analizar, recoge Europa Press.

“Lo verdaderamente importante es atender a la ciencia y a las necesidades de la sociedad y las empresas españolas, para ser más competitivos y menos dependientes en este escenario de crisis energética”, ha dicho. Con todo, Rollán ha señalado que en España “hay suficientes fuentes energéticas fiables y respetuosas con el medio ambiente que no han supuesto ningún problema para la sociedad y la economía españolas”.

Por su parte, Mariscal ha sido el encargado de presentar las tres iniciativas parlamentarias elaboradas por el Partido Popular sobre energía, siendo la primera de ellas alargar la vida útil de los productos, para así “reducir las emisiones y las cargas energéticas”.

Este propósito lo quieren plasmar en la alimentación, por lo que plantearán que el IVA desaparezca para los fabricantes o agricultores de la industria agroalimentaria que puedan donar alimentos a las entidades benéficas que ayudan a quienes más lo necesitan en esta “crisis económica”. “Parece que sale más caro destruir o abandonar un alimento que donar a una entidad benéfica para apoyar a aquellos que más dificultades están pasando”, ha advertido.

En segundo lugar, Mariscal ha señalado que el PP aspira a quitar de la Ley de Cambio Climático el articulado que recoge la prohibición de cualquier tipo de investigación o extracción mineral en España. “No parece razonable que ante esta crisis energética no podamos o no tengamos derecho, acceso o conocimiento de cuáles son los minerales de los que dispone nuestro país”, ha denunciado.

Mariscal se ha referido “fundamentalmente” al uranio, que se emplea en las centrales nucleares, y al litio, uno de los componentes con los que se fabrican las baterías para el almacenamiento de la energía eléctrica. “Queremos aumentar las reservas energéticas y con la ley que tenemos actualmente en vigor es imposible”, ha lamentado.

Desde el PP pretenden que se permita la investigación sobre minerales “siempre dentro de los principios de eficacia, desarrollo tecnológico, seguridad para las personas, el medio ambiente y, por supuesto, al territorio”. “Pretendemos cambiar una dinámica que, a nuestro juicio, es claramente lesiva para el futuro de nuestro país”, ha indicado.

Por último, Mariscal ha anunciado el propósito del PP de crear una tarifa fija que “dé seguridad” a los consumidores más vulnerables para que puedan saber “a ciencia cierta” cuánto tienen que pagar, antes de recordar que el descuento actual, de entre el 20 y 40%, está basado en el ‘pool’, que es “flexible, varía y no da seguridad”.

En esta propuesta del PP tendrían que ser las Comunidades Autónomas las que identifiquen quiénes serían los beneficiarios de esa tarifa, con unos tramos que no diferenciarían “solo por motivos económicos, sino también por ubicación y la zona climática”.

Para financiar esta ayuda, la formación que dirige Alberto Núñez Feijóo considera que debería costearse con los “ingresos cuantiosos” que recibe España por las subastas de los derechos de emisión de CO2.

Al mismo tiempo, Mariscal ha recordado que la factura de la luz ha subido un 45% en tan solo un año. “Se conoce como pobreza energética, que ha desaparecido del vocabulario de más de un dirigente del Gobierno y de sus socios”, ha reprochado.