PMI

El PMI marca mínimos de 20 meses y aboca a la recesión a la eurozona

El BCE se enfrenta a un creciente riesgo de "aterrizaje forzoso" en su lucha contra la inflación.

BCE
Banco Central Europeo

La actividad del sector privado de la zona euro cayó en septiembre a mínimos desde enero de 2021, según el índice compuesto de gerentes de compra (PMI), que se situó en 48,1 puntos desde los 48,9 de agosto, lo que parece abocar a la región a la recesión y aumenta el riesgo de un «aterrizaje forzoso» del Banco Central Europeo (BCE) en su lucha contra la inflación.

En el noveno mes del año, la actividad del sector servicios de la zona euro empeoró a mínimos de 19 meses, con una lectura del PMI de 48,8 puntos, frente a los 49,8 de agosto, mientras que en el sector manufacturero el dato cayó a 48,4 enteros desde los 49,6 del mes anterior, su peor lectura en 27 meses.

«Cualquier esperanza de que la zona euro evite una recesión se ha frustrado aún más debido a la creciente caída de la actividad empresarial señalada por el índice PMI», ha lamentado el economista jefe de S&P Global Market Intelligence, Chris Williamson, señalando que la encuesta de septiembre no solo indica un empeoramiento de la desaceleración económica, sino que también señala un deterioro en el ámbito de la inflación.

En el mes de septiembre, el crecimiento del empleo continuó ralentizándose ante la falta de nuevos pedidos recibidos y la caída sostenida del nivel de pedidos pendientes, mientras que, por primera vez desde marzo, las presiones de los costes se intensificaron, reflejando principalmente el fuerte aumento de los costes de la energía y un alza de los salarios.

De este modo, el experto advierte de que los responsables de las políticas monetarias en la zona euro «se enfrentan a un riesgo cada vez mayor de un aterrizaje forzoso» en su intento de frenar el aumento de la inflación.

La inflación «vertiginosa», vinculada a la crisis energética y la guerra en Ucrania, está destruyendo la demanda al mismo tiempo que la confianza empresarial se desploma hasta niveles no observados desde la crisis de deuda de la eurozona en 2012, excluyendo los confinamientos por la pandemia, explicó Wlliamson.

«Por lo tanto, tanto las empresas como los hogares están recortando el gasto discrecional y la inversión en preparación para un invierno duro», añadió.

Más información