El PIB de EEUU cerró 2020 con su mayor caída desde 1946

EEUU estados unidos bandera alambre de espino muro carcel

Bandera de EEUU

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La economía de EEUU sufrió una contracción del 3,5% en 2020 respecto del año anterior, cuando había crecido un 2,2%, como consecuencia del impacto de la pandemia de Covid-19 y de las restricciones implementadas para contener la propagación de los contagios.

Este dato representa la mayor caída del PIB desde 1946 y la primera contracción desde 2009, cuando la actividad retrocedió un 2,5 por ciento por la crisis financiera, según ha informado Oficina de Análisis Económico del Gobierno estadounidense (BEA, por sus siglas en inglés).

El dato comunicado este jueves es la tercera estimación publicada por la Oficina, que ha mantenido sin cambios el descenso de la economía con respecto a la primera y la segunda estimaciones, conocidas a finales de enero y febrero, respectivamente.

Durante el cuarto trimestre del año, el PIB experimentó una contracción del 1,9% en comparación con el mismo periodo de 2019, tras un descenso del 2,6% en el tercer trimestre, del 9%  en el segundo y un incremento del 0,6% en el primero.

En términos anualizados, es decir, extrapolando los datos del trimestre al conjunto del año (la forma preferida por la BEA para informar de los datos), la economía del país norteamericano creció un 4,3% entre octubre y diciembre. Esta cifra supone un incremento de dos décimas con respecto al dato publicado el mes pasado.

El aumento anualizado del tercer trimestre fue del 33,4%, tras una caída del 31,4% en el segundo y un descenso del 5% en el primero.

La Oficina ha modificado en una décima al alza el consumo de los hogares durante el cuarto trimestre, hasta registrar una caída del 2,2% en comparación con los datos del mismo periodo de 2019.

Asimismo, se ha revisado en dos décimas al alza la inversión de las empresas entre octubre y diciembre, hasta un incremento interanual del 5,2%.

Durante el trimestre, los ingresos disponibles de los estadounidenses experimentaron una rebaja del 8,8%, lo que supone un empeoramiento de dos décimas en comparación con la segunda estimación del dato. La tasa de ahorro se ha mantenido sin cambios en el 13%.