El Parlamento Europeo quiere ser más exigente con el capital de los bancos

El diputado del Parlamento Europeo en el grupo de alianza progresista de Socialistas y Demócratas, Jonás Fernández

El Parlamento Europeo (PE) comienza a estudiar hoy el informe que pretende mejorar la resiliencia de los bancos ante nuevas crisis. Ha sido elaborado por el eurodiputado español Jonás Fernández, integrado en el grupo de Socialistas y Demócratas. En su opinión, los modelos internos que utilizan las entidades financieras para dotarse de capital “deben acercarse a los modelos estándar que exigen los bancos centrales”. Esa es la principal propuesta de ese informe que ahora empieza a discutirse en el PE y una vez que se alcance un acuerdo que permita aprobarlo en el pleno se discutirá de nuevo con la Comisión, que ha elaborado la primera propuesta, y el Consejo Europeo. Eso puede llevar un año o más antes de ser norma que obligue a todas las entidades que operan en la Unión Europea (UE).

La nueva normativa surge del denominado Acuerdo de Basilea III -que establece recomendaciones para las entidades bancarias- que la UE quiere convertir en textos legales para mejorar tanto la supervisión como la capacidad de respuesta ante nuevas crisis. Se trata de un debate muy técnico, pero de gran importancia para salud financiera de los bancos.

El trabajo de Fernández se presenta ante la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios y abrirá un debate que será sustancial por las implicaciones que tiene en el mundo de las finanzas comunitarias.

LOS BANCOS MÁS AFECTADOS: LOS DE FRANCIA Y PAÍSES NÓRDICOS

En opinión del ponente los bancos más afectados por la nueva normativa serán los de los países nórdicos y de Francia -en este caso por los créditos hipotecarios- que presentan balances más alejados de las exigencias de los bancos centrales. “Los bancos españoles suelen estar más cerca de los modelos de capitalización que piden los bancos centrales por lo que esta legislación no les afectará tanto”, según el eurodiputado español.

La Comisión Europea presentó en octubre pasado un paquete de medidas que son las que ahora aborda el Parlamento con el informe del ponente que recibirá enmiendas en las próximas semanas y se negociará con todos los grupos antes de ser remitido al pleno. Los textos legislativos que se debaten son: una propuesta de modificación del Reglamento de requerimiento de capital; otra para la modificación de la Directiva de requerimiento de capital y una tercera de modificación del reglamento de requerimientos de capital en el ámbito de la resolución, más conocida en el argot financiero por la propuesta “Daisy Chain”.

Las medidas finales, cuando se alcance un acuerdo entre Comisión, Parlamento y Consejo, serán aprobadas normalmente en 2023 bajo la presidencia sueca o española que se repartirán el año próximo la presidencia de la UE.