El mercado se juega una desbandada en los bonos si la Fed no da manga ancha a Wall Street

Wall Street

Wall Street

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

En poco más de diez días, el 31 de marzo, el mercado de deuda estadounidense se la juega: ese día termina el margen que la Reserva Federal dio a los bancos para engordar sus carteras de deuda pública sin consumir capital. Si no se extiende el plazo, avisan los analistas de ING, más de 600.000 millones de dólares en treasuries podrían volcarse al mercado en un momento en que las rentabilidades ya están al alza.

El regulador introdujo la denominada ratio de apalancamiento suplementaria tras la crisis financiera de hace más de una década. En la práctica, supone que los grandes bancos de Wall Street deben mantener mantengan una capa adicional de capital frente a los activos, independientemente de su riesgo.

En abril del año pasado, en las primeras etapas de la crisis desatada por la pandemia, la Fed decidió permitir que los bancos compraran bonos del Tesoro y mantuvieran depósitos sin estas restricciones regulatorias. “En ese momento, el mercado del Tesoro necesitaba apoyo, ya que el deterioro de la liquidez y el elevado diferencial de oferta / oferta se habían convertido en un problema. El mercado estaba estresado y el sistema había estado bajo cierta presión”, explican los analistas del banco holandés.

El problema es que esta manga ancha finaliza el 31 de marzo, y en la reunión del pasado miércoles el presidente de la Fed, Jerome Powell, no aclaró si habría una prórroga o no.

“Con toda probabilidad”, señalan los expertos de ING, “se extenderá seis meses”. “Si la Fed amplía el margen de maniobra del ratio de apalancamiento para los bancos estadounidenses, no hay drama y seguimos adelante con nuestras vidas. Si la Fed pone fin al margen de maniobra, espere una venta neta de bonos del Tesoro de los bancos estadounidenses”, avisa ING.

La fecha límite se acerca además en un momento en que la rentabilidad del bono de referencia estadounidense rinda ya el 1,70% y no da señales de volver a bajar. Los analistas de Wells Fargo esperan que el rendimiento del treasurie a diez años llegue hasta el 2% a final de año, mientras que Deutsche Bank y Société Générale esperan que se sitúe entre el 2% y 2,25%.

Las tenencias de bonos de los bancos comerciales no han parado de crecer. En los últimos años, el aumento natural ha sido de entre 100.000 y 250.000 millones de dólares anuales. En 2020, ese aumento fue de 735.000 millones, y ha subido en otros 100.000 millones solo en enero de 2021.

“Las tenencias de bonos del Tesoro de los bancos comerciales se sitúan en unos 600.000 millones de dólares por encima de la tendencia”, avisan los analistas. En otras palabras, “existe un riesgo neto de liquidación de 600.000 millones para los bonos en caso de que la Fed opte por poner fin a la ruptura del índice de apalancamiento”.

“Ese no es un número pequeño”, ya que representa alrededor del 15% de todas las tenencias de los bancos comerciales. También a un poco más del 2% de los bonos del Tesoro estadounidenses en circulación.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

EnglishFrenchGermanSpanish