El mecanismo de control de exportación de vacunas no afectará a la frontera que divide Irlanda

Irlanda frontera
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El mecanismo de control de exportación de vacunas aprobado este viernes por la Comisión Europea no afectará a la frontera que separa Irlanda e Irlanda del Norte, como había transcendido en un primer momento.

«La Comisión se asegurará de que el protocolo de Irlanda del Norte e Irlanda no será afectada. La Comisión no aplicará la cláusula de seguridad», ha aclarado Bruselas en un comunicado.

Previamente, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, había hablado con el primer ministro británico, Boris Johnson, y el jefe de Gobierno de Irlanda, Michéal Martin.

Ambos habían mostrado su descontento ante la posible aplicación de esta cláusula en la frontera que separa ambas partes de la isla, uno de los puntos que fue fruto de mayor debate en las negociaciones del Brexit.

Tras la disputa comenzada esta semana entre AstraZeneca y la UE debido a que la primera no podrá entregar las vacunas contra el coronavirus a las que se había comprometido en el primer trimestre, la Comisión Europea ha aprobado un mecanismo para controlar la exportación de las vacunas producidas en los países de la Unión y, en principio, esto hubiera afectado a Irlanda del Norte.

La maniobra de la Unión ha disparado la tensión política con Reino Unido y la propia Irlanda. En su conversación con Von der Leyen, Martin había mostrado su «profunda infelicidad» por el posible cierre, según ‘The Guardian’.

La frontera entre Irlanda del Norte e Irlanda fue uno de los puntos claves de la negociación para el acuerdo de Brexit, debido al interés de ambas regiones en que el paso fronterizo se mantuviera inalterado pese a la marcha de Reino Unido de la UE.

TERCERA VACUNA APROBADA

La Unión Europea ha aprobado este mismo viernes el uso de la vacuna contra el coronavirus de AstraZeneca, pese a la tensión entre ambas durante toda la semana por el retraso en el envío de dosis.

El último capítulo de la disputa ha sido la publicación del contrato firmado entre la empresa y la organización internacional, que también ha aprobado el citado mecanismo para controlar las exportaciones que requerirá que la salida del continente de las vacunas producidas en Europa sea aprobada previamente por Bruselas, al menos durante las próximas seis semanas.

La Unión Europea ha comprado 400 millones de dosis de la vacuna de AstraZeneca y Von der Leyen ha asegurado que «espera» que se suministre como dice el acuerdo.