El ladrillo se erige como la inversión más rentable por delante de la bolsa y los bonos

Hipoteca vivienda casa edificio se vende se alquila

Bloque de viviendas

Los activos inmobiliarios ya han supuesto una inversión más rentable que la renta fija a escala mundial en los últimos años, y de cara al próximo lustro no solo continuará la tendencia sino que incluso la bolsa podría quedarse atrás. Así lo apunta Mark Unsworth, analista de Oxford Economics, en un informe en el que augura una rentabilidad anual de hasta el7% hasta 2026.

“Los rendimientos inmobiliarios mundiales parecen saludables durante los próximos cinco años, proporcionando un fuerte rendimiento relativo frente a la renta fija y la renta variable”, señala el experto. Oxford Economics prevé que los rendimientos totales del sector inmobiliario directo y de los REITs a nivel mundial se sitúen en una media del 6,5% al 7% anual durante el periodo comprendido entre 2022 y 2026, “significativamente” por encima de la renta fija y la renta variable, que se prevé que rindan un 0,7% y un 2,5% anual, respectivamente.

El ladrillo ya ha superado a la renta fija durante la última década, cerrando el pasado 2021 como el año de más baja rentabilidad desde 1999 para el mercado mundial de bonos. “El aumento de la inflación ha hecho bajar los rendimientos reales y ha aumentado la probabilidad de que se acelere el endurecimiento de la política monetaria”, explica el experto. Un entorno en el que “los inversores siguen reduciendo su exposición a los bonos y buscan oportunidades alternativas para invertir en flujos de ingresos estables y predecibles”.

Y la bolsa no parece ahora mismo la mejor opción: “las acciones parecen sobrevaloradas en relación con los fundamentos macroeconómicos, dadas sus elevadas valoraciones de partida”.

Una situación en la que emerge el ladrillo. “Existe una fuerte relación histórica entre el crecimiento económico y el crecimiento de los alquileres a nivel de todos los inmuebles”, analiza Oxford Economics. “A corto plazo, esperamos que el crecimiento económico esté por encima de la media, antes de volver a su nivel de tendencia a largo plazo en los últimos años previstos. Este perfil debería generar un aumento decente en las tasas de crecimiento de los alquileres de todos los inmuebles”.

De hecho, de acuerdo con Unsworth, “en 2026 el crecimiento de los alquileres en Europa seguirá siendo superior al del periodo transcurrido desde la crisis financiera mundial, apoyado por los sectores industrial y residencial y la modesta recuperación del comercio minorista”.

En concreto, Oxford Economics espera una rentabilidad global del sector industrial del 9% durante los próximos cinco años, mientras que en el sector residencial será de un 7%. Incluso para el sector de los hoteles, que todavía estará un tiempo lastrado por la pandemia y el parón al turismo a escala mundial, augura una rentabilidad del 5,5%.

La inflación supone un riesgo

No obstante, estas previsiones “están sujetas a la incertidumbre”, especialmente teniendo en cuenta el entorno inflacionista. “Aunque el sector inmobiliario puede servir como una fuerte cobertura contra la inflación en ciertos casos, no actúa como una cobertura eficaz contra la inflación impulsada por los costes, que creemos que sigue siendo el tipo de inflación más importante a nivel mundial en la actualidad, aunque con algunas variaciones regionales”.