El ingreso mínimo vital llega ya a 700.000 personas a la espera de acabar de “afinarse”

José Luis Escrivá. Autor: Alberto Ortega - Europa Press

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Unas 700.000 personas cobran ya el ingreso mínimo vital, que actualmente se encuentra en proceso de tramitación como ley, según ha señalado hoy el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, en una comparecencia en la que ha cifrado además en unos 850 millones de euros el coste de la prórroga de cuatro meses en los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE).

La tramitación del proyecto de ley del Ingreso Mínimo Vital se encuentra todavía en el proceso de enmiendas, ha explicado Escrivá. No obstante, “con independencia de que se esté tramitando como ley”, el IMV “es una realidad y cada vez está beneficiando a más familias vulnerables, con un porcentaje de niños altísimo”, ha explicado el ministro. De acuerdo con sus cálculos, en los próximos días o semanas se alcanzará ya las 700.000 personas beneficiarias de esta prestación.

“Sigue avanzando a buen ritmo el proceso de concesión de esta prestación”, ha valorado el titular de Inclusión, aunque la ley siempre está abierta a que se “afinen” algunos elementos. Para estas mejoras “llevamos tiempo hablando” con los diferentes grupos políticos, ONG, comunidades autónomas y ayuntamientos.

La prórroga de los ERTE costará 850 millones de euros

Escrivá ha comparecido junto a la vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, y la ministra de Hacienda y Portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, para anunciar la prórroga de los ERTE hasta el 30 de septiembre. Según ha explicado, el coste para las arcas públicas ascenderá a unos 850 millones de euros, con “una horquilla entre 800 y 900 millones”. En todo caso, ha asegurado que el elemento presupuestario “no ha sido decisivo en el cierre de los acuerdos”.

Asimismo, Escrivá ha descartado los rumores que implican la involucración del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para desbloquear las negociaciones. “El presidente no ha intervenido en la negociación”, ha asegurado,  sino que “la cerré yo ayer personalmente con el presidente de la patronal”, Antonio Garamendi. “Una vez que bilateralmente desatascamos el punto de conflicto, elevamos la propuesta a la mesa tripartita”, que fue la que finalmente dio luz verde al acuerdo.

En su exposición inicial, Escrivá ha destacado cuatro elementos en el acuerdo para la prórroga de los ERTE. En primer lugar la “reactivación”: “Estamos en un proceso de reactivación y el esquema de los ERTE tiene que acompañarlo”, ha señalado el ministro. El segundo elemento es “la protección” para aquellas actividades “con dificultades”. Tal y como ha recordado, todavía quedan 550.000 trabajadores en ERTE. El tercer elemento es “la certidumbre”, con un marco normativo para cuatro meses vista, hasta el 30 de septiembre. Y por último “el consenso”, gracias al acuerdo alcanzado con los representantes de los trabajadores y las empresas, algo “muy deseable”.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA