El huracán Irma arrasa el mercado de ‘bonos de catástrofe’

Huracán Irma
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El paso devastador del huracán Irma por el Caribe tendrá un impacto millonario que en muchos casos asumirán las aseguradoras, pero no sólo ellas. Los inversores que han metido su dinero en los denominados ‘bonos de catástrofe’ (o ‘cat bonds’ en la jerga financiera) se enfrentan a unas pérdidas considerables, que tardarán entre dos y tres años en poder ser subsanadas.

“Los bonos de catástrofe mitigan el riesgo de desastres naturales asumiendo pérdidas que de otro modo serían soportadas por las aseguradoras primarias”, según explica Alexis Chassagnade, analista de renta fija en Julius Baer. En ese sentido, con casi la mitad de una cartera de 90.000 millones de dólares de bonos vinculados a riesgos en el Estado de Florida, una “diversificación adecuada es crucial” a la luz de un evento de riesgo como el huracán Irma.

Según los cálculos de este experto, desastres naturales de este tipo podrían causar una pérdida temporal del 25% en el valor a una cartera de ‘cat bonds’ típica. No obstante, “si un inversor está dispuesto a quedarse con la inversión, incluso sin más inyección de dinero”, Chassagnade considera que una cartera de bonos bien manejada puede permitir que recupere esa pérdida en un período de “entre dos y tres años” debido al aumento de las primas de reaseguro de este tipo de eventos.

Dado que están totalmente garantizados con efectivo y los riesgos son principalmente impulsados ​​por los desastres naturales, los instrumentos de este tipo tienen características similares a la deuda de alto rendimiento, pero no están correlacionados tan correlacionado con el mercado.

“Los ‘cat bonds’ no son inversiones libres de riesgo, pero permiten a los inversores obtener un rendimiento justo frente a riesgos que son cuantificables y no están afectados por las volátiles condiciones del mercado global en un entorno de bajo rendimiento. Los observadores del mercado esperan que las primas compensen el riesgo añadido de nuevos eventos en Florida, lo que ofrece un atractivo rendimiento para los inversores a largo plazo”, señala el analista del banco suizo.

El índice Swiss Re Cat Bond Price Return, que se recalcula semanalmente, cayó un 16% el pasado viernes antes de que Irma llegase a Florida. Hasta ahora, el mayor descenso se había registrado en 2004, ante la amenaza del huracán Ivan, y fue sólo de un 3,3%. Este descenso supone un revés para los inversores, normalmente hedge funds, que se habían librado en buena medida del impacto del huracán Harvey en Texas hace dos semanas.