El Gobierno rebaja las expectativas sobre la reforma fiscal en la negociación de los Presupuestos

La ministra portavoz y de Hacienda, María Jesús Montero, durante su comparecencia en rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros celebrado en Moncloa, Madrid (España), a 30 de junio de 2020
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La reforma fiscal prometida por el Gobierno deberá esperar de momento, según ha dejado entrever hoy la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, que ha dado el pistoletazo de salida para la negociación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE).

La negociación del anteproyecto de Presupuestos arranca esta misma tarde con una reunión de la propia Montero, y Nacho Álvarez, secretario de Estado de Derechos Sociales, para iniciar los trabajos de preparación de estas cuentas. Se trata de una “reunión necesaria e imprescindible para que podamos seguir avanzando con otros partidos”, ha señalado la ministra, que se ha mostrado convencida de que “vamos a tener entendimiento rápido con Unidas Podemos”.

Una vez que se alcance este acuerdo, el Gobierno de coalición celebrará reuniones con el resto de formaciones políticas. “Los Presupuestos son del Gobierno, no de la ministra de Hacienda, y se aprueban por el Gobierno”, por lo que “las dos formaciones políticas se tienen que encontrar cómodas” con estas cuentas, pero “siendo conscientes de que solo tenemos 155 diputados”.

“Los procesos de negociación son dinámicos por definición”, ha explicado la titular de Hacienda. “Tenemos claras nuestras prioridades e intentaremos encontrar caminos de encuentro”, pero “siempre es un camino de ida y vuelta hasta que conseguimos la propuesta definitiva”.

Una parte de esas negociaciones pivotarán en buena medida en torno a la reforma fiscal, según ha reconocido Montero, que ha descartado hacer mención a propuestas en concreto hasta que no haya algo sobre la mesa. Sí ha reconocido que la fiscalidad “se tendrá que modular al momento de ciclo económico”. “Evidentemente no podemos ser ciegos a la situación económica”, ha razonado la ministra, que no obstante ha recordado que “a lo largo de la legislatura tenemos toda una agenda para la reforma fiscal progresiva que este país quiere, no solo para ir ganando progresividad sino para ir implantándola de manera que permita consolidar el crecimiento y nos proporcione recursos suficientes”.

“Con unos Presupuestos prorrogados desde 2018 es imposible canalizar los proyectos transformadores que necesita nuestro país y los elementos para que la desigualdad vaya disminuyendo”, ha señalado Montero, que ha realizado un “llamamiento a la utilidad” al resto de formaciones políticas. “No hay que darse tanto golpe de pecho sino arrimar el hombro e identificar los espacios en los que uno puede participar”, ha reflexionado, antes de avisar de que “aquellos que quieran sacar tajada política están malgastando el tiempo”.

Tal y como ha insistido, el Gobierno “está comprometido en sacar adelante unas cuentas progresistas” que a su juicio “tienen que sentar las bases de la España de futuro”.

Fuentes del Ejecutivo han destacado que no el departamento de Hacienda no tendrá problemas con los ministros de Unidas Podemos para acordar un único borrador de las cuentas, aunque han reconocido que la cuestión de la fiscalidad será lo “más difícil”. Y es que, no se esperan grandes cambios, lo que acercaría al Gobierno a Ciudadanos.

Los plazos que se manejan en Moncloa pasan por votar el objetivo de déficit la tercera semana septiembre, aunque se trata de una “intención” y no hay nada definitivo, ya que la prioridad es tener los suficientes apoyos para aprobar los Presupuestos. De ahí que, si es necesario esperar más, no se descarta.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA