El Gobierno impone la reforma de la estiba gracias a Ciudadanos, PNV y PDeCAT

Puerto de mercancias estiba estibadores
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

A la segunda va la vencida. El Gobierno ha obtenido este jueves el visto bueno del Congreso de los Diputados a la reforma de la estiba. Lo ha hecho gracias al apoyo del PP, Ciudadanos y PNV y a la abstención del PDeCAT (antigua Convergència). En total 173 votos a favor, 164 en contra y ocho abstenciones. El respaldo de estos grupos ha sido suficiente para que se apruebe este real decreto-ley después de que el Ejecutivo de Mariano Rajoy fracasara en su primer intento de liberalizar este sector hace dos meses.

El Partido Nacionalista Vasco ha votado ‘sí’ al nuevo texto de la reforma de la estiba, tal y como ya hizo en la votación del pasado mes de marzo. Lo mismo ha hecho Ciudadanos, algo que ya había confirmado esta mañana Albert Rivera. El líder de la formación naranja destacaba en una entrevista en RNE que este decreto es distinto al anterior (ante el que su partido se abstuvo). De ahí que ahora vote a favor.

La antigua Convergència también ha cambiado de posición. Si en el primer intento del Gobierno de sacar adelante esta reforma la formación catalana votó en contra en el Congreso, ahora se ha abstenido. Y es que las negociaciones del ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, con los diferentes grupos parece que han dado sus frutos.

A pesar de la aprobación por parte de la Cámara baja de esta reforma, la polémica está más viva que nunca. Los estibadores han convocado ocho jornadas de huelga alternas (lunes, miércoles y viernes) en horas impares entre el 24 de mayo y el 9 de junio, ya que, según explican, el decreto-ley “esconde un expediente de regulación de empleo para más de 6.000 trabajadores organizados y con capacidad de negociación colectiva”, según recoge EFE.

En su opinión, no cumple con la principal demanda de los estibadores, prometida por el ministro de Fomento de garantizar el empleo de los actuales trabajadores y se sienten “una vez más engañados”.