El Gobierno amenaza a las residencias con una intervención y pide “solidaridad” con Madrid

El ministro de Sanidad, Salvador Illa
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Gobierno ha llamado a volcarse con la Comunidad de Madrid ante el brote de coronavirus que se extiende por todo el país, pero que tiene en esta región uno de sus focos más preocupantes. “Es el momento de la solidaridad con Madrid”, ha afirmado el ministro de Sanidad, Salvador Illa, que ha defendido que es el momento de centralizar los esfuerzos en esta autonomía.

De esta manera, el titular de esta cartera ha explicado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que se van a “desplegar los recursos sanitarios necesarios en Madrid desde otras partes del territorio nacional donde no son necesarios”. Además, se va a redoblar los esfuerzos en la compra de los materiales necesarios, como respiradores, y se va a activar toda la capacidad nacional para fabricación de estos productos.

Asimismo, Illa ha hablado sobre la situación de las residencias de ancianos tras hallarse varios cadáveres de personas mayores en algunos de estos centros. El ministro de Sanidad ha recordado que el pasado 5 de marzo se acordó un protocolo de actuación, que se ha modificado con dos órdenes, que incluyen, entre otras cosas, la posibilidad de intervenir estas residencias de mayores si no cumplen con lo estipulado.

La primera de estas órdenes, “de obligado cumplimiento” para las Comunidades, es del 19 de marzo y establece una serie de requisitos en materia de aislamiento y tratamiento de pacientes que han dado positivo, así como de limpieza, de los profesionales sanitarios que tienen que estar a disposición y de seguimiento de los casos que se hayan podido dar.

“Vista la evolución de la epidemia consideramos oportuno dictar una nueva orden”, que ha aparecido este martes en el BOE a propuesta del vicepresidente Pablo Iglesias. Esta última es “más estricta” y establece “medidas de intervención en aquellas residencias que no cumplan” los mencionados “requisitos” y somete a todos estos centros “a la autoridad pública” de las comunidades.

Además, “establece medidas estrictas de inspección sanitaria en las mismas y refuerza mecanismos de información para tener puntual información de que se están ejecutando estas órdenes”, ha remarcado Illa.

El ministro también ha querido dejar claro que el Gobierno “ni confisca nada ni impide ninguna compra” de material sanitario, en respuesta a algunas informaciones.