Currently set to Index
Currently set to Follow

El gas vuelve a dispararse ante las señales de que Putin incumplirá su promesa de aumentar el suministro

Imagen de una reunión entre el presidente de Rusia, Vladimir Putin, la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente de Francia, Emmanuel Macron

Imagen de una reunión entre el presidente de Rusia, Vladimir Putin, la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente de Francia, Emmanuel Macron. Autor: Dmitry Azarov

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El precio del gas natural se disparaba casi un 10% este lunes en Europa ante los indicios de que Rusia no va a dar este lunes el impulso que había prometido su presidente, Vladimir Putin, al suministro.

Según publica Bloomberg, los futuros de referencia negociados en  Países Bajos subían hasta un 9,7%, ya que los pedidos de gas a través de un gasoducto ruso clave indicaron que los envíos se mantendrán muy por debajo de lo normal el lunes. Tampoco se reservó capacidad adicional para enviar suministros adicionales a Europa en las subastas del domingo.

Rusia que es el mayor proveedor europeo, había prometido enviar más gas a la región a partir del lunes, con Putin ordenando a Gazprom que llenara sus almacenes europeos tras la finalización de la campaña de almacenamiento interno de Rusia.

Sin embargo, los pedidos de gas de Alemania a través de un gasoducto ruso clave mostraban un aumento muy pequeño de los envíos el lunes, mientras que no se reservó ninguna capacidad adicional para enviar suministros adicionales a Europa en las subastas del domingo. Esto es una decepción para los operadores que contaban con que Gazprom siguiera las órdenes de Putin.

Los pedidos de gas alemán a través del gasoducto Yamal-Europa para su entrega en la estación de compresión de Mallnow el lunes seguían siendo inferiores a los niveles del jueves y apenas una quinta parte de lo normal, según los datos de Gascade. Aunque los flujos reales pueden diferir, los datos son la primera señal de que Rusia puede mantener su control sobre los mercados europeos de gas.

Otra señal de que Europa no verá ningún alivio es el resultado de una serie de subastas de capacidad de gasoductos. Gazprom no reservó ninguna de las plazas ofrecidas en los puntos de entrada de Sudzha y Sokhranovka, en la frontera entre Rusia y Ucrania. Tampoco se reservó capacidad adicional para la estación de Mallnow, en Alemania, que transporta el gas ruso a través de Bielorrusia y Polonia.

Los envíos a través de esas rutas han estado muy por debajo de su capacidad en lo que va de mes. Para empeorar las cosas, por segunda vez desde el pasado fin de semana, parte del gas ruso fluyó desde Alemania hacia el este, hacia Polonia, en dirección contraria a la habitual.

Los precios del gas natural se han triplicado con creces este año, ya que Europa ha comenzado la temporada de calefacción con los inventarios más bajos en más de una década.