El CIS encarga ‘encuestas espejo’ a otra empresa para calibrar el sesgo que provoca la desconfianza de los entrevistados

Jose Felix Tezanos

Jose Felix Tezanos

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Centro de Investigaciones Sociológicas ha encargado la realización de ‘encuestas espejo‘ a una empresa privada para calibrar el nivel de desconfianza política que puede generar entre los entrevistados y el sesgo que ese fenómeno puede provocar en el resultado de sus trabajos.

Así lo ha señalado en el Congreso el presidente del CIS, José Félix Tezanos, frente a las críticas que viene realizando la oposición sobre los resultados de las encuestas del organismo público y sus fallos en los comicios de los últimos años.

Tezanos ha insistido en que la sociedad «ha sufrido una transformación» y que «hay nuevos paradigmas de comportamientos»: no hay bipartidismo, los ciudadanos ya no votan siempre al mismo partido y cada vez retrasan más su decisión, incluso a la misma jornada electoral. «Tenemos unos electorados mas abiertos y más volátiles, que toman la decisión en el último momento, y eso hace que el comportamiento electoral sea cada vez más impredecible», ha resumido.

Tras una fallida ronda con expertos para estudiar cambios en la metodología, el CIS aplicó una nueva ‘receta’ en las elecciones de abril de 2019 y el resultado fue que se acercó mucho a la realidad. Pero Tezanos admite que no pueden «presumir» por ello y de hecho cree que fue fruto de la «casualidad» porque la aplicación del mismo método falló unos meses después en la repetición de las generales.

A ello se ha añadido el cambio del formato de las entrevistas del trabajo de campo, que hasta la pandemia eran personales y que el confinamiento obligó a acelerar la transición al actual sistema CATI de entrevistas telefónicas. En su opinión, el cambio es satisfactorio porque se han llegado a hacer 1.700 encuestas en un día y se ha reducido las negativas de los entrevistados a atender a los encuestadores, pasando de una media de 29 a seis, y todas ellas motivadas.

HAY UN 0,6% QUE ADMITE ESA DESCONFIANZA POLÍTICA

Según ha explicado, la mayoría de la negativas se deben a falta de tiempo de los encuestados, ya que el cuestionario exige un cuarto de hora, pero también hay un 0,6% en los que se alega desconfianza política hacia el CIS, y eso es relevante porque puede sesgar el resultado de la encuesta.

Para examinar esta situación el CIS ha decidido encargar esas ‘encuestas espejo’ a otra encuestadora con el fin de que realice los mismos cuestionarios pero presentándose con otro nombre y así calibrar si hay mucha desviación. Este trabajo se ha encargado a Sigma 2, que según Tezanos ha presentado la oferta más barata, y que realizará dos barómetros de opinión y el próximo Índice de Confianza del Consumidor (ICC).

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA