El certificado europeo de vacunación estará listo en julio

Vacunación. Autor: Comunidad de Madrid

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El certificado del COVID de la UE, que es como se denominará a partir de ahora, ya está listo. El 1 de julio debería estar en funcionamiento para facilitar el turismo dentro de la Unión Europea. Hoy mismo el denominado trílogo que forman la Comisión, el Parlamento Europeo y el Consejo, las tres instituciones que deciden sobre todos los asuntos de la Unión han llegado a un acuerdo sobre su contenido. Será único para toda la Unión y será aplicable en todos los países y elimina las cuarentenas o medidas similares. Los países más turísticos consideran que será un impulso importante para el turismo.

El documento, que podrá ser en papel o digital, recogerá si su portador ha sido vacunado, ha padecido la enfermedad en los últimos seis meses o ha pasado alguna prueba reciente que certifique que está libre del virus. En ese sentido la UE aportará 100 millones de euros para reducir el coste de esas pruebas que en algunos países siguen teniendo un coste muy alto. La idea es que el documento lo expidan directamente las administraciones sanitarias que apliquen una vacuna o un PCR. Y será igual en todos los países.

Con este pasaporte se podrá viajar por los 27 estados europeos pero cada estado se reserva la posibilidad de tomar medidas de control en caso de que la pandemia vuelva a recrudecerse o a que puntualmente pueda haber un repunte de casos en una zona determinada. Para eso necesitarán comunicarlo 48 horas antes de aplicar la medida y aceptar el control del Parlamento Europeo. Y tendrán que justificar esas restricciones que van contra la libre circulación que se prevé en los Tratados de la UE.

El acuerdo se ha alcanzado tras cuatro reuniones entre las tres instituciones. Según el eurodiputado español Juan Fernando López Aguilar ha sido “una negociación muy dura” porque el Consejo -donde están los representantes de los 27 países- no quería ceder la posibilidad de que cada país pueda introducir restricciones unilateralmente. “La libre circulación de los ciudadanos es un derecho irrenunciable” subrayó el eurodiputado español que participó en las negociaciones representando al Parlamento.

Hoy mismo también se ha dado a conocer que se rebajan las exigencias para viajeros de terceros países que puedan probar que han recibido alguna de las vacunas reconocidas por la Agencia Europea del Medicamento. Es decir que en principio no estarán aceptadas ni la vacuna rusa ni la china.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA