El cabreo de Cospedal porque la fundación Gregorio Ordóñez no la sentó en la mesa con Aznar

María Dolores de Cospedal, ministra de Defensa
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

María Dolores de Cospedal abandonó el acto de entrega del premio de la Fundación Gregorio Ordóñez al ex primer ministro francés, Manuel Valls visiblemente porque no haber sido colocada en la mesa presidencial en la que estaban José María Aznar, Soraya Sáenz de Santamaría y Ana Botella. Tampoco se colocó en la mesa al titular de Interior, Juan Ignacio Zoido, aunque éste –a pesar de estar molesto-aguantó el tipo y no se fue del almuerzo.

Eso es por lo menos lo que cuenta hoy okdiario.com, que considera que lo sucedido este sábado –en dicho acto celebrado en San Sebastián- “se convirtió en el mejor reflejo de las tensiones que se viven en el seno del Partido Popular, entre los representantes del nuevo PP y la línea que comparte los postulados de José María Aznar.

«El cabreo entre los representantes del Gobierno –Soraya, Cospedal y Zoido–era más que notable», según dicho digital. Y era debido a que en la mesa principal no estaban ni la ministra de Defensa, ni el ministro del Interior. Ambos habían sido colocados en mesas distintas y con un papel totalmente secundario. Sí estaba en cambio la ex alcaldesa de Madrid Ana Botella, algo que sorprendió a algunos de los asistentes.

“Cospedal no pudo aguantar semejante dislate y decidió marcharse del acto. El titular de Interior, en cambio, prefirió quedarse hasta el final pese a que su enfado era comparable” a los de sus dos compañeros de Gabinete”, según el mencionado medio online, que también destaca que el reencuentro de Aznar con Santamaría también fue visiblemente frío, apenas un intercambio de besos por cortesía.