El BCE teme más inflación por las políticas de transición ecológica

Banco Central Europeo BCE

Sede del Banco Central Europeo (BCE)

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Las políticas de lucha contra el cambio climático probablemente mantengan los precios de la energía más altos durante más tiempo, lo que puede acabar obligando al Banco Central Europeo (BCE) a retirar sus estímulos más rápidamente de lo previsto, según ha advertido Isabel Schnabel, miembro del comité ejecutivo de la institución.

En una intervención en la reunión anual de la Asociación Americana de Finanzas que recoge Financial Times, la economista alemana ha advertido de que la transición prevista para abandonar los combustibles fósiles y pasar a una economía más ecológica y con bajas emisiones de carbono “plantea riesgos apreciables al alza para nuestra proyección de base de la inflación a medio plazo”.

El fuerte aumento de los precios de la energía ha disparado la inflación de la eurozona hasta el 5% en diciembre, su tasa más elevada de la historia. Por el momento, el BCE mantiene que los precios de la energía disminuirán y se ha comprometido a mantener su política monetaria ultralaxa durante al menos otro año.

Sin embargo, el impacto inflacionista de la transición energética podría obligar al banco central a reconsiderar esta posición, ha reconocido Schnabel. “Hay casos en los que los bancos centrales tendrán que romper con el consenso imperante de que la política monetaria debe analizar el aumento de los precios de la energía para asegurar la estabilidad de los precios a medio plazo”.

“Mientras que en el pasado los precios de la energía solían bajar con la misma rapidez con la que subían, la necesidad de intensificar la lucha contra el cambio climático puede implicar que ahora los precios de los combustibles fósiles no solo tengan que seguir siendo elevados, sino que incluso tengan que seguir subiendo si queremos cumplir los objetivos del acuerdo climático de París”.

Al igual que la mayoría de los bancos centrales, el BCE se ha visto sorprendido por la persistencia de la presión alcista sobre los precios. El mes pasado elevó fuertemente su previsión de inflación en la eurozona para este año hasta el 3,2%, al tiempo que preveía que volvería a caer por debajo de su objetivo del 2% el año que viene.

Pero Schnabel dijo que esta hipótesis se “derivaba de curvas de futuros” que mostraban que los precios de la energía no contribuirían a la inflación general en los próximos dos años. “Estas estimaciones podrían ser conservadoras”. Si los precios del petróleo se mantuvieran en los niveles de noviembre de 2021, sería suficiente para que el BCE alcanzara su objetivo de inflación en 2024, de acuerdo con sus cálculos.