El BCE se guarda munición por si el bloqueo político retrasa los fondos europeos

lagarde
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La recuperación económica tras el desplome del segundo trimestre se ha puesto cada vez más en duda debido a la segunda ola de covid-19 y el fondo europeo de recuperación podría verse retrasado por las divergencias entre países. La responsabilidad de mantener tranquilos a los mercados vuelve a recaer sobre los hombros del Banco Central Europeo (BCE), y la institución ha comenzado a guardarse algunas balas por si fuera necesario más adelante.

Las compras totales de activos netos de la institución que preside Christine Lagarde aumentaron a 24.200 millones de euros en la semana que finalizó el 9 de octubre, según las últimas cifras disponibles. De ellos, 13.400 millones de euros se llevaron a cabo a través del programa de compras de emergencia pandémica (PEPP) y 10.500 millones de euros a través del programa de compras del sector público (PSPP).

La dotación restante de PEPP asciende a 765.000 millones de euros, señalan los analistas de ING en un informe, “lo que permitiría al BCE comprar un poco más de 20.000 millones de euros de media por semana hasta que el programa finalice a mediados del próximo año”. “Los volúmenes actuales se mantienen muy por debajo de ese umbral, dejando más espacio para futuras intervenciones en caso de que surjan necesidades”, apuntan los expertos del banco holandés.

No parece una mala idea teniendo en cuenta que el fondo de recuperación europeo podría estar disponible más tarde de lo deseado. “Aún no se sabe con certeza cuándo estará operativo el fondo de recuperación de la UE (NGeu), pero parece que la mayoría de los desembolsos de 2021 se realizarán en la segunda mitad del año”, apuntan los analistas. “Si bien esto todavía podría ser una base para que los países receptores reduzcan su emisión de deuda a principios de año, y gracias a pagos SURE anteriores, no creemos que los mercados se tomen bien la noticia del retraso en el lanzamiento del fondo”.

El mercado no obstante, da por descontado que el BCE tendrá que anunciar nuevas medidas antes de que acabe el año. Esta misma semana el vicepresidente de la institución, el español Luis de Guindos, aseguró que el BCE tiene “munición de sobra” pero también adelantó que en diciembre podría revisarse el paquete de medidas basándose en las nuevas previsiones que publique el staff.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA