El BCE saca partido a las compras de bonos: su beneficio alcanza los 1.275 millones

Sede del Banco Central Europeo (BCE)
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El beneficio neto del Banco Central Europeo (BCE) se situó 1.275 millones de euros tras incrementarse en 82 millones de euros, debido principalmente al aumento de ingresos netos por intereses en la cartera en dólares estadounidenses y en la cartera del programa de compras de activos (APP), según los estados financieros auditados que ha publicado la institución que preside Mario Draghi.

Los ingresos netos por intereses ascendieron a un total de 1.812 millones de euros en 2017 (1.648 millones en 2016). Los ingresos netos por intereses procedentes de los activos de reserva en moneda extranjera ascendieron a 534 millones de euros (370 millones en 2016) debido al aumento de los ingresos por intereses obtenidos en la cartera en dólares estadounidenses. Los ingresos netos por intereses derivados de las compras de bonos y activos aumentaron en 140 millones de euros hasta situarse en 575 millones de euros, como resultado de las compras continuadas de valores en el marco de este programa.

En cambio, como resultado de las amortizaciones, los ingresos netos por intereses obtenidos en el marco del Programa para los Mercados de Valores (SMP), descendieron hasta el nivel de 447 millones de euros (520 millones en 2016). Los ingresos por intereses del BCE procedentes de sus tenencias de deuda pública griega en el marco del SMP fueron de 154 millones de euros (185 millones en 2016).

Las ganancias realizadas procedentes de operaciones financieras descendieron a 161 millones de euros (225 millones en 2016), una caída que el BCE explica principalmente por la disminución de las ganancias realizadas por precio en la cartera en dólares estadounidenses.

Las minusvalías se situaron en 105 millones de euros (148 millones en 2016), debido principalmente a un descenso del valor de mercado de diversos valores mantenidos en la cartera en dólares estadounidenses así como al aumento de los rendimientos correspondientes.

Las tasas cobradas a las entidades supervisadas ascendieron a 437 millones de euros (382 millones en 2016), un incremento que el BCE achaca principalmente al trabajo relacionado con la revisión específica de los modelos internos (TRIM, en sus siglas en inglés) y al aumento del número de empleados del BCE que trabajan para la supervisión bancaria.

Los gastos de personal totales y otros gastos de administración aumentaron hasta la cifra de 535 millones de euros (467 millones en 2016) y 539 millones de euros (487 millones en 2016) respectivamente, debido sobre todo al incremento de los gastos relacionados con las funciones de supervisión del BCE.

El balance total del BCE aumentó en un 19 %, hasta situarse en 414.000 millones de euros (349.000 millones en 2016) debido casi exclusivamente a los valores adquiridos en el marco de las compras de activos.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

EnglishFrenchGermanSpanish