Currently set to Index
Currently set to Follow

El BCE critica que los bancos han hecho pocos avances sobre sus objetivos climáticos

Banco Central Europeo BCE

Banco Central Europeo

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Banco Central Europeo (BCE) ha publicado hoy su primera evaluación a gran escala de cómo los bancos europeos están ajustando sus prácticas para gestionar los riesgos climáticos y medioambientales, y las conclusiones no son demasiado buenas: aunque las entidades “han dado los primeros pasos para incorporar los riesgos relacionados con el clima”, señala la institución que preside Christine Lagarde, “ninguno está cerca de cumplir todas las expectativas de la supervisión”.

El análisis abarcó 112 bancos supervisados directamente con activos combinados de 24 billones de euros.

En general, “los bancos se han esforzado por cumplir las expectativas del BCE en relación con los órganos de gestión, la propensión al riesgo y la gestión del riesgo operativo”, reconoce el BCE. Sin embargo, “se quedan atrás en áreas como la información interna, la gestión del riesgo de mercado y de liquidez y las pruebas de resistencia”. Por ejemplo, la mitad de los bancos no ha planificado acciones concretas para integrar los riesgos climáticos y medioambientales en sus estrategias de negocio, y menos de una quinta parte ha desarrollado indicadores de riesgo clave para su seguimiento.

El banco central avisa además de que aunque casi todos los bancos han elaborado planes para mejorar sus prácticas, “la calidad de estos planes varía considerablemente y los avances son muy lentos”. Sólo un tercio de los bancos tiene planes que son adecuados, y la mitad no habrá completado la aplicación de sus planes para finales de 2022.

En su evaluación, el BCE también identificó un conjunto de buenas prácticas. Dos tercios de los bancos han realizado “progresos significativos” en la integración de los riesgos relacionados con el clima en su gestión del riesgo crediticio. Asimismo, los bancos están empezando a valorar las certificaciones de la etiqueta energética al evaluar las garantías inmobiliarias, aunque la mayoría todavía no incluye los resultados en sus prácticas de préstamo y seguimiento.

El BCE ha enviado cartas de respuesta individuales a los bancos, pidiéndoles que subsanen sus deficiencias. En algunos casos, los bancos recibirán un requerimiento cualitativo como parte del Proceso de Revisión y Evaluación Supervisora (SREP).