El 2018, un año para olvidar (otro más) para los bancos europeos

Deutsche Bank
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Tipos de interés ultrabajos, escasa rentabilidad, preocupaciones geopolíticas centradas en Italia y el Brexit, y de aderezo unos cuantos escándalos de lavado de dinero. Entre unas cosas y otras, 2018 ha sido de nuevo un año muy complicado para los bancos europeos, hasta el punto de que han tenido su peor comportamiento en Bolsa desde la crisis del euro.

El sector financiero europeo se ha dejado en Bolsa en el año un 25%, lo que se traduce en que han volado 334.000 millones de euros de acuerdo con cálculos de Financial Times, dejando a los principales bancos del continente negociándose por debajo de su valor contable. De media, las entidades financieras europeas están valoradas en aproximadamente 0,6 veces sus activos netos, en comparación con unas ratios de 1,1 para los seis grandes bancos estadounidenses y de 1,0 de las entidades en el MSCI Emerging Asia Banks Index.

La rentabilidad sigue siendo la asignatura pendiente de la banca europea, en un escenario en que los tipos de interés siguen en tasas negativas y todo parece indicar que continuarán así durante un buen tiempo. Si de media un banco estadounidense obtiene un retorno sobre el capital (ROE) del 16%, en Europa las rentabilidades son aproximadamente de la mitad, según cálculos de Citi.

Una de las caídas bursátiles más drásticas es la que ha sufrido Deutsche Bank, que acaba el año más de un 50% por debajo después de un cambio de rumbo que le llevó en primavera a nombrar un nuevo consejero delegado. Al mismo tiempo, han sido también recurrentes los rumores sobre una operación corporativa que uniría al mayor banco alemán con Commerzbank, todavía bajo el paraguas del Estado.

Mención especial también para el danés Danske Bank, que ha caído un 43% después de que se viese involucrado en un escándalo de lavado de dinero de 200.000 millones de dólares.

Pero las caídas han sido generalizadas para todo el sector, incluyendo los bancos del español Ibex 35. Sin contar los avances del último día del año, las acciones del Sabadell han perdido un 42% en el conjunto de 2018, por el 38% de Bankia y el 35% de BBVA. Las acciones de Banco Santander se han dejado un 29% y las de CaixaBank un 22%. El menor castigo ha sido para Bankinter, que aun así ha caído un 15%.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA