EEUU lanza un órdago a la OTAN: no garantiza la defensa conjunta en caso de ataque

Angela Merkel y Donald Trump
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La relación entre Donald Trump y los Jefes de Gobierno de los países miembro de la OTAN solo puede ir a mejor. Siempre y cuando no se rompa la alianza. Trump no tiene buena impresión de sus socios europeos, a quienes acusa de ‘aprovecharse’ de la inversión militar de Estados Unidos, mientras que los líderes a este lado del Atlántico recelan de la personalidad y de las amistades (Rusia) del nuevo presidente norteamericano.

La administración estadounidense había filtrado a los medios que Donald Trump tenía planeado acudir a Bruselas para ‘cantarles las cuarenta’ a sus socios de la OTAN. El presidente está profundamente molesto porque muchos de los aliados no alcanzan el 2% de su PIB en inversión militar, uno de los requisitos que conforman los estatutos de la Alianza Atlántica. España, con el 0,9%, está entre los países miembro que menos invierte.

“No es justo para la gente, ni para los contribuyentes de Estados Unidos», resumió el presidente norteamericano, que detalló cómo en los últimos diez años EEUU ha invertido más dinero en Defensa que el resto de aliados juntos.

La postura de Trump ha ido acompañada de un órdago silencioso. El líder de Estados Unidos no quiso garantizar la ‘defensa conjunta’ en caso de que un país miembro de la OTAN sufriera un ataque, tal y como especifica el artículo 5 de la constitución de la alianza.

Esta es una postura que, por contraria que parezca, para algunos expertos en política internacional refleja un cambio a mejor del presidente estadounidense, que ha pasado de despreciar a la OTAN a exigirle. Según estos expertos, esto deviene por la asimilación de Trump de que la OTAN es un órgano importante para la estabilidad de Estados Unidos.

Sin embargo, existen líderes europeos que no lo ven del mismo modo. Han sido muchos los que han destacado la ‘mala educación’ del presidente de Estados Unidos, a quien acusan de haber actuado con altivez durante la jornada de reunión. Estos representantes de las instituciones europeas comparan la actitud beligerante que ha tenido Trump en Bruselas con la pasiva que mantenido en su visita a oriente medio.