Imputado y con deudas a Hacienda: así es el historial de Arturo Fernández

Arturo Fernández, presidente de CEIM
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Las dudas sobre el presidente de los empresarios no se reflejan en las urnas. Independientemente de sus deudas, su imputación en el ‘caso Bankia’ o el regreso de la mujer de Ignacio González a sus listas no han conseguido restarle votos. La deuda de más de tres millones de euros que tiene pendiente el reelegido presidente de la CEIM, Arturo Fernández, no ha sido impedimento para que el empresario haya sido votado por la patronal para ejercer nuevamente el cargo. El 62,5% de los votos alzan a Fernández con la presidencia de los empresarios por séptimo año consecutivo. Sin embargo, la deuda sigue encima de la mesa. La Agencia Tributaria comunicaba al Congreso que el Grupo Cantoblanco tenía esta deuda que superaba los 3 millones de euros. Un tercer escrito que recibía el Congreso después de que en noviembre llegase otra diligencia con una deuda superior a 415.000 euros.

Su contrincante, Hilario Alfaro, se ha mostrado respetuoso y ha felicitado a un feliz Arturo Fernández, quien ha expresado su emoción con pulgares hacia arriba durante una conversación con Rosell. Sin embargo, la presión de la campaña se ha hecho notar en una ristra de declaraciones en las que Alfaro también le recordaba su calidad de imputado en el Caso Bankia. Por otro lado, el contrincante del actual presidente no solicitó la dimisión de Fernández porque estar imputado a la mitad del proceso de elección “no es suficiente razón como para ser cesado en el cargo” y reconoció que ser imputado no es lo mismo que estar “acusado”.

Hay que recordar que fue la Cadena Ser quien destapó el escándalo en el que Arturo Fernández está envuelto. La Ser desvelaba las denuncias de pago en dinero negro de alguno de los trabajadores. Un motivo más que ha podría haber hecho peligrar su reelección, es la lista con la que se presentaba. Lourdes Cavero, esposa de Ignacio González, presentó su dimisión a dos semanas de los comicios ante las críticas de haber sido fichada como vicepresidenta de la CEIM. Hace dos semanas señalaban que eso no significaba que Cavero formase parte de la junta directiva, pero sí tendría con capacidad de elección, además de no cerrarle las puertas a la cúpula directiva del organismo.