El Banco de España advierte que no podrá cumplir con la supervisión si no se incrementan sus recursos

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Banco de España ha advertido que si no se incrementan sus recursos es más que probable que no pueda llevar a cabo todas las tareas de supervisión que se esperan de la institución, o, por lo menos, no con la eficiencia que uno podría esperar. Así lo ha explicado en una nota a la que ha tenido acceso EL BOLETÍN.

“Se considera que mientras otros supervisores con la misma problemática han incrementado sus recursos de manera importante el Banco de España no lo ha hecho, al menos en la proporción necesaria, a pesar de haberse producido un traspaso importante desde los equipos operativos encargados de la supervisión diaria y tradicional de las entidades hacia las nuevas funciones supervisoras de apoyo”, explicaba la misiva.

A continuación, el Banco de España pasa a enumerar sus tareas de inspección actuales y las nuevas circunstancias en las que proceden. De este modo, se señala la “expansión e internacionalización de los grandes bancos españoles”, la “incorporación del Banco de España al Comité de Basilea con una participación muy activa”, la “participación creciente en grupos de trabajo internacionales, cada vez más numerosos” o la “aprobación y seguimiento de los modelos regulatorios avanzados de Basilea II”.

El organismo que dirige Luis María Linde ha anunciado recientemente, en base a estas nuevas responsabilidades, que enviará a sus propios ‘hombres de negro’ a las 16 entidades financieras más relevantes. La comisión interna creada para cumplir con los requisitos del Ejecutivo comunitario ha establecido «un seguimiento continuado in situ» a los mayores bancos, para el resto (filiales de bancos extranjeros, pequeños bancos independientes y algunas cajas y cooperativas de crédito que no han participado en el proceso de reestructuración) habrá un seguimiento a distancia que se completará con una visita de inspección cada tres o cuatro años.