Los sindicatos de Novagalicia dudan de que la entidad pueda vender su ‘banco malo’

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Novagalicia busca comprador para la Unidad de Gestión de Activos Singulares (UGAS), el ‘banco malo’ en el que se aglutinan los activos no estratégicos e inmobiliarios que la entidad gallega no traspasó a la Sareb. Sin embargo, no son pocos los que dudan de la viabilidad de esta operación, entre ellos los sindicatos, hartos de diferentes rumores.

“Se vuelve nuevamente a las andadas en manifestaciones sobre negociaciones de venta, esta vez de UGAS” que se suman a las de Red en Asturias-León, “que no acaban de ver la luz”, señala la sección sindical de CCOO en Novagalicia en una circular en la que pone en duda la operación.

“El caso es que todo lo que se anuncia no sabemos ya si persigue el crear mayor incertidumbre de la que ya vive toda la plantilla o si realmente obedece a que nuestros dirigentes no lo saben hacer mejor”, señala el sindicato, que acusa a Novagalicia de ser “la única empresa que anuncia a bombo y platillo movimientos corporativos que luego no concluyen”.

“Ya estamos hartos, queremos realidades y certidumbre”, concluye CCOO. El sindicato CIG, por su parte, señala que las noticias sobre la venta de UGAS son “un paso más en el proceso progresivo de desmantelamiento de empresa”. El sindicato nacionalista se muestra preocupado por la garantía de mantenimiento de empleo que ofrezca el nuevo comprador. “No existe la misma garantía si el comprador es otra institución financiera, un fondo buitre o el cobrador del frac”, señala, que pide saber cómo y a quién se va a vender UGAS.

El consejero delegado de Novagalicia, César González Bueno, se reunió recientemente con personal de los departamentos de UGAS, Recuperación Masiva, Grupo Inmobiliario, etc., donde se encontraban desde directores de departamento a personal con funciones de gestor, según destacó UGT en una circular.

El consejero delegado “fue bastante claro y contundente, les dijo que por parte de la empresa se estaba estudiando la posibilidad de venta de parte de la red de oficinas, la cartera de recuperaciones y el grupo inmobiliario, lo que produciría aproximadamente una baja de 1.000 personas en la plantilla.

Novagalicia cedió a la Sareb a finales del año pasado parte de sus activos tóxicos, pero no todos. Quedaron fuera de la sociedad impulsada por el ministro de Economía, Luis De Guindos, los activos inmobiliarios por debajo de los 100.000 euros y los préstamos a promotores por debajo de 250.000 euros. Estos quedaron dentro de UGAS, creado en noviembre de 2011 para dar salida a lo que el banco denominó en ese momento “activos no estratégicos”.

La entidad también tiene intención de vender una red de 40 sucursales en Asturias y León, por la que ya habrían mostrado interés entidades como Banesco o Banco Espírito Santo, según los rumores del mercado.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA