La batalla por el poder en Sacyr, pendiente de la caja gallega

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Una sola decisión de Novacaixagalicia podría inclinar a un lado u otro la balanza en la batalla por el poder en Sacyr entre su principal accionista, Demetrio Carceller, y el presidente Luis del Rivero. La caja gallega, en proceso de reestructuración, es dueña de un 7% del capital de la constructora, participación que podría vender para cumplir con los nuevos requisitos de solvencia del Banco de España.

La caja que preside desde hace una semana José María Castellano necesita 2.622 millones de euros y además de las ayudas públicas y la entrada de inversores privados, ha recurrido a las desinversiones para conseguir este capital. Sacyr es su participada más valiosa (su 7% tiene un valor de mercado de unos 200 millones de euros), por eso los analistas esperan que venda y en los eventuales compradores estaría la clave.

El grupo Disa (de Demetrio Carceller) es propietario del 15,9 % de Sacyr-Vallehermoso y el grupo de Juan Abelló, Torreal, del 9,6 % de la constructora. Frente a este bloque se encuentra la sociedad Rimefor, controlada por Luis del Rivero, tiene el 5,9 % de Sacyr, en tanto que Cymofag, perteneciente a Manuel Manrique (el consejero delegado), que cuenta con un 6,1 % de la compañía.

La pugna surgió a raíz del nombramiento de dos consejeros propuestos por Del Rivero en la pasada junta de accionistas de la compañía, que ha sido impugnada por Carceller. El futuro corporativo de Sacyr no es el único que depende en cierta medida de las cajas de ahorros.

Algunas compañías del Ibex 35 también atraviesan por esta misma situación. Por ejemplo Iberdrola, que cuenta entre sus mayores accionistas a dos entidades: BBK y Bancaja (ahora Banco Financiero y de Ahorros). Esta última entidad, que atraviesa por una delicada situación financiera, también podría recurrir a una desinversión en la eléctrica para captar fondos.

El valor de las participaciones industriales de las cajas de ahorro (muchas de ellas en sectores estratégicos como el de la energía o las telecomunicaciones) ascienden a 24.363 millones de euros, según un informe de Bank of America-Merril Lynch. Esta cifra representa un 35% más que las necesidades de capital del sector financiero, según el Banco de España.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA