Los sindicatos de Novagalicia recrudecen su enfrentamiento en plena aplicación del ERE

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El expediente de regulación de empleo (ERE) aprobado por Novagalicia, que afectará a 1.850 empleados, ha desembocado en un duro enfrentamiento entre los sindicatos mayoritarios (CCOO, CSICA y UGT), que firmaron el acuerdo, y los minoritarios CIG, ASCA y CGT, que anuncian nuevas movilizaciones en protesta por los despidos a partir de este viernes.

Las causas del desencuentro se encuentran en la madrugada del 13 de febrero, cuando en un principio todo parecía indicar que se había alcanzado un preacuerdo con la dirección, con lo que se desconvocaba la huelga prevista para la jornada siguiente.

Sin embargo, finalmente sólo firmaron el acuerdo definitivo CCOO, CSICA y UGT, que suman el 81% de representación en la entidad, mientras que el resto, CIG, ASCA y CGT no suscribieron finalmente el texto. El resultado, ha sido un cruce de declaraciones entre ambos bandos, que ha venido acompañado, por parte de CIG, ASCA y CGT de una impugnación del pacto del ERE.

El preacuerdo de ese 13 de febrero, y si lo firmaron o no los sindicatos minoritarios es ahora el principal foco del debate. Por un lado, CIG ha defendido en una circular que ni ellos ni CGT ni ASCA “firmamos un preacuerdo o acuerdo”. “Por ley, las actas son firmadas por todo el mundo, pero decir que firmar las actas es firmar un preacuerdo es una burda manipulación”, señala el sindicato, que añade que “aunque fuese por precaución, nunca firmaríamos ningún acuerdo a las 02:15 de la mañana después de más de ocho horas de reunión y menos cuando afecta a la vida de tantas personas”.

“Nuestra posición ante el ERE fue tomada democráticamente por los trabajadores y trabajadoras que quisieron participar en la asamblea abierta conjunta que se celebró el pasado 18 de febrero”.

Sin embargo, la versión de los sindicatos mayoritarios no es la misma. En una circular de UGT, CCOO y CSICA denuncian que se trata de “una verdad a medias” ya que “todos firmamos las actas que contienen el preacuerdo” y en ellas se puede salvar su contenido y la “única salvedad que hacen” los minoritarios son, por un lado, que tanto CIG como CGT “se reservan la posibilidad de realizar las oportunas consultas en el seno de los órganos internos del sindicato”. Y en cuanto a ASCA, que “queda a expensas de la revisión del texto por parte de sus Servicios Jurídicos”.

“En ningún momento”, señalan los UGT, CCOO y CSICA, “ninguna de estas organizaciones sindicales manifiestan expresamente su rechazo al contenido del preacuerdo; hecho que sí hacen constar en el acta del acuerdo, donde explícitamente declaran no suscribirlo y muestran su disconformidad”. “Por lo tanto, cuando se desconvocó la huelga, estábamos todos de acuerdo y lo hicimos porque había unanimidad de todos los presentes (CCOO – CSICA – UGT- CIG – ASCA-CGT)”, concluyen.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA