Los sindicatos piden al Banco de España “visión de país” para frenar la sangría del paro

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El secretario general de Comfia-CCOO, José María Martínez, ha señalado en declaraciones a EL BOLETÍN que el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) debería tener una mayor “visión de país” a la hora de acometer los despidos en los grupos bancarios nacionalizados, como Bankia, Novagalicia o CatalunyaCaixa.

Tal y como ha señalado Martínez, el “empleo que se pierde ahora es muy difícil que se pueda recuperar”, por lo que el organismo dependiente del Banco de España debería tener una sensibilidad mayor teniendo en cuenta que uno de los principales problemas a los que se enfrenta España es el paro. En esa línea, ha destacado que, tal y como reconoce la dirección de Bankia, Bruselas ha obligado a la entidad a cerrar algunas “sucursales que son rentables”.

Según los cálculos de los sindicatos, desde que se inició la crisis unos 35.000 empleados de banca han perdido sus puestos de trabajo, pero hasta el momento todas las salidas han sido pactadas con los representantes de los trabajadores, algo que todo parece indicar que ya no se producirá.

Bankia ha planteado a los sindicatos el despido de 5.000 trabajadores, con indemnizaciones de 22 días por año y un máximo de 14 mensualidades, una propuesta que ha sido calificada de “indecente” por los sindicatos. Hace dos años, la entidad ya acometió un ERE que afectó a 3.700 trabajadores, pero entonces la mayor parte de las bajas se produjeron por vías no traumáticas, como las prejubilaciones. En los casos de despidos, el banco pagó 45 días por año.

En una situación similar podrían encontrarse los trabajadores de Novagalicia, ya que Bruselas le exige un recorte de 2.500 empleos. No obstante, aún no existe ninguna propuesta sobre la mesa, entre otras cosas, porque los sindicatos se han negado a sentarse con la dirección hasta que ésta no les facilite la documentación sobre el proceso. Bruselas también obligará a cuantiosos despidos en CatalunyaCaixa, aunque en su caso se esperará a encontrarla un comprador para que sea éste el que negocie el ajuste.

A estas cifras se unen los 592 despidos que pretende acometer Caja 3, planteados como condición ‘sine qua non’ para acometer el proceso de fusión con Ibercaja. Parecido será también el caso de Caja España-Duero, que será nacionalizada antes de integrarse dentro de Unicaja. Entre 1.000 y 1.500 empleados podrían perder sus puestos de trabajo, según los rumores del mercado.

Al tiempo que se produce esta nueva ronda de despidos, el secretario general de Comfia-CCOO ha apuntado a que los bancos sanos están aprovechando para crear un “oligopolio” del mercado financiero, ya que los grandes bancos están aprovechando para hacerse con el negocio de las entidades en apuros. El último ejemplo, la compra por parte del Sabadell de la red de sucursales en Cataluña de BMN.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA