La banca extranjera dice adiós al negocio minorista en España

Deutsche Bank
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Tras la marcha de Barclays o Citi, Deutsche Bank podría echar el cierre a su negocio de banca minorista en España. El sector financiero español, muy maduro, con mucha competencia y dominado por los grandes actores patrios, nunca ha sido un territorio sencillo para los bancos extranjeros. Sin haber logrado nunca asentarse del todo, las pocas entidades que se han aventurado a entrar en España poco a poco han ido desistiendo de sus planes, una historia que podría tener su último capítulo si finalmente se confirma que Deutsche Bank echa el cierre a su negocio de banca comercial en el país.
 
Deutsche Bank era prácticamente el único gran banco internacional con presencia en España, tras la salida en los últimos años de Barclays, Citi o el rescatado Lloyds. Ahora, según publicaba ayer la agencia Reuters, el gigante bancario alemán estaría estudiando la opción de cerrar su negocio minorista en varios países europeos, entre ellos España, tras haberse echado atrás en la venta de Postbank.
 
Deutsche Bank España fue, históricamente, una de las divisiones más rentables del Deutsche Bank, pero en los últimos años la crisis económica española ha lastrado sus beneficios, llegando a reportar pérdidas en algún ejercicio. El negocio de Deutsche Bank en España da servicio a más de 700.000 clientes y cuenta con cerca de 2.600 empleados en el país, según los datos de la propia entidad.
 
De confirmarse, la marcha del banco alemán confirmará una tendencia que en los últimos años ha visto cómo la práctica totalidad de los bancos europeos abandonan España. El primero de todos fue Lloyds. El banco rescatado británico vendió en 2013 su negocio minorista en España a Banco Sabadell por 84 millones de euros a través de acciones propias. La operación supuso la cesión de las 28 oficinas de Lloyds Bank International en España y los 53.000 clientes que en ellas se atendían, en su mayoría no residentes.
 
Sólo un año después, CaixaBank llegaba a un acuerdo con otro banco británico, Barclays, para comprarle su negocio minorista en España por 820 millones de euros. La entidad catalana incorporó de este modo 550.000 nuevos clientes, así como una red de 262 oficinas y cerca de 2.400 empleados.
 
También en 2014 Banco Popular cerró la compra del negocio minorista y de tarjetas del estadounidense Citibank por un importe de 238,5 millones de euros. El banco entonces presidido por Ángel Ron se hizo con una cartera de 1,2 millones de clientes, unos 2.300 millones en activos bajo gestión, 2.000 millones en depósitos, una red de 45 oficinas y una plantilla de 950 empleados.
 

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

EnglishFrenchGermanSpanish