Bankia se anotará unas plusvalías de 100 millones con la venta de la Torre Cepsa a Amancio Ortega

Bankia
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

A pesar de que Bankia pagó 815 millones por el edificio en 2007, su valor neto contable actualizado es de 384 millones de euros. El fundador de Inditex, Amancio Ortega, ha puesto sobre la mesa una oferta de casi 500 millones para comprar la Torre Cepsa, operación que podría suponer unas plusvalías de 106 millones de euros para Bankia, actual dueño del edificio.
 
Pontegadea, la firma de inversión del hombre más rico del mundo según Forbes, habría presentado su oferta a Ipic, el fondo estatal de Abu Dabi, dueño de la petrolera Cepsa, actual inquilina desde 2013 del edificio.
 
La operación se materializará después de que el fondo árabe ejecute su opción de compra por el inmueble, que vence este año. Según adelantaba este viernes Expansión, el ejercicio de este derecho de compra desbloquea el proceso que inició Ipic hace unos meses y con el que buscaba ejecutar la opción para quedarse con el edificio y, casi de forma simultánea, venderlo a un tercero.
 
Según señalan los analistas de Bankinter en un informe, aunque no es la única oferta, parece que la presentada por Pontegadea, de 490 millones de euros, es la que más probabilidades tiene de ser aceptada. El coste de adquisición para Bankia fue de 815 millones de euros en 2007, pero su valor contable neto actualizado es 384 millones. En consecuencia, los expertos destacan que la plusvalía sería de unos 106 millones de euros, lo que supondría aproximadamente el 6,2% del margen de explotación que estiman para 2017 (1.707 millones de euros).
 
La Torre Cepsa tiene unos 109.000 m2, de los cuales 72.300 son superficie de oficinas. Por tanto, Bankinter estima un precio de venta de 6.777 euros/m2, sin incluir garajes (incluyéndoles se reduciría al menos un 10% el precio/m2). A juicio de estos expertos “parece un precio razonable” para el comprador, sobre todo considerando la representatividad del edificio.
 
En cuanto a Bankia, conseguiría unas plusvalías “muy convenientes” para una cuenta de resultados que “pivota en gran medida” en una cartera de bonos (y menos en el negocio típico que la media de la industria) y formaría parte del proceso de venta de activos no estratégicos, apunta Bankinter, que considera que “podría ser una buena operación para ambas partes”.