El FMI exige “esfuerzos adicionales” a las potencias del G20 ante el “débil” crecimiento mundial

Fondo Monetario Internacional
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

La institución, en la víspera de la reunión del G20, insta a las potencias a cumplir con las medidas estructurales que han ido apartando. El camino que está tomando la economía mundial preocupa al Fondo Monetario Internacional (FMI). La institución, a través de un informe precio a la cumbre del G20, ha alertado de que la “modesta” aplicación de reformas estructurales trae sus consecuencias: el grupo de potencias mundiales no lograrán el objetivo establecido en Brisbane hace dos años de alcanzar un 2% adicional de aumento del PIB mundial para 2018.
 
Un escenario a largo plazo que no se avecina optimista, según el FMI. Para el organismo, los datos recientes “muestran una actividad débil, un incremento más lento del comercio y una muy baja inflación”, lo que apunta a un “ritmo de crecimiento mundial este año” peor de lo anticipado. Pero la “desaceleración del comercio” no es la única razón que ve la institución como problema: el envejecimiento de la población, el bajo incremento de la productividad, la baja inversión pública (hace apenas unos meses criticaban a Alemania por la poca  y una “ansiedad creciente acerca de la globalización” también lastran a la economía mundial.
 
Es por ello que el organismo que dirige Christine Lagarde ya habla de la necesidad de “esfuerzos adicionales”, siempre y cuando antes los países se “esfuercen” en “lograr una rápida aplicación de todas las medidas anunciadas” y que no está viendo el FMI.
 
En cuanto al peso de las políticas monetarias, el FMI en su informe recomienda que, mientras la demanda es “todavía insuficiente”, la adopción de estas medidas, así como ciertas políticas fiscales pueden “apoyar el crecimiento a corto plazo” a la vez que “acelera el efecto positivo de las reformas estructurales”.
 
Pero como ha asegurado Lagarde este jueves en una entrevista a Reuters, la clave está en el comercio: “Es fácil culpar al comercio de todos los males que aquejan a un país. Pero frenar el libre comercio sería parar un motor que ha generado ganancias de bienestar sin precedentes en todo el mundo durante muchas décadas”.
 
Unos deberes que ya va dejando caer el FMI en vísperas del G20 donde las potencias tendrán mucho que decir, por ejemplo EEUU que, según el informe, va a crecer este año “menos de lo esperado”, sin olvidar los países emergentes que vivirán “señales mixtas”.