La reforma del Banco de España ‘pilla’ a las entidades con las provisiones más bajas en cinco años

Banco de España - Foto: Raúl Fernández

Las dotaciones de la banca alcanzan los 83.745 millones de euros, frente a los 123.628 millones tras las reformas financieras de Guindos. En los próximos meses el Banco de España reformará el modelo de cálculo de las provisiones, un cambio que llega en un momento en que las dotaciones constituidas por las entidades españolas se encuentran en su cifra más baja en casi cinco años, una vez agotado el efecto de las reformas financieras realizadas por el ministro Luis de Guindos en el año 2012.

Las provisiones constituidas por la banca se situaron en el mes de noviembre en 83.745 millones de euros, de acuerdo con las cifras publicadas ayer por el Banco de España. Si bien la cifra supone una tasa de cobertura sobre los dudosos más o menos cómoda, de un 60,3%, no es menos cierto que el total no era tan bajo desde 2011, cuando las dotaciones constituidas contabilizaban 83.265 millones de euros.

El temor a que estas provisiones no fuesen suficientes para cubrir los riesgos adquiridos en el sector inmobiliario y constructor llevó en 2012 al ministro de Economía, Luis de Guindos, a impulsar dos reformas financieras consecutivas que tenían como objetivo cubrir cualquier riesgo vinculado al ladrillo.

Si bien se dejaron notar en las cuentas de resultados de la banca, las nuevas provisiones que obligó a realizar el ministro lograron incrementar la cobertura de la morosidad desde el 57% hasta el 74% en diciembre de 2012, un ascenso de 17 puntos porcentuales. En concreto, el colchón de la banca cerró aquel ejercicio en 123.628 millones de euros. Sin embargo, desde entonces se han ido consumiendo gradualmente hasta volver a cifras similares de 2011, al tiempo que el crédito vuelve a repuntar.

Es en este escenario en el que el Banco de España está estudiando un nuevo modelo de cálculo de las provisiones que podría volver a añadir presión al sector. En concreto, la institución que dirige Luis María linde podría eliminar la categoría de riesgos subestándar, que son aquellos que a pesar de encontrarse al corriente de pago son clasificados así por verse afectados por incidencias subjetivas de morosidad. La contrapartida a este cambio es que se introduciría una nueva categoría denominada como “seguimiento especial” que iría destinada a los riesgos asumidos en ciertas industrias y colectivos de negocio.

Otro de los cambios que baraja el Banco de España es la sustitución de la provisión genérica por una “provisión colectiva” cuyo criterio de cálculo también se realizará atendiendo a las probabilidades de pérdida esperada, un nuevo criterio que podría poner aún más de manifiesto las diferencias existentes en el mix de las diferentes carteras de crédito así como la calidad de las mismas.